16
Jun

Queridos emprendedores,

Organizado por la firma de comunicación Kreab&Gavin Anderson y moderado por su Managing Partner para Iberia, Eugenio Martínez, acudí hoy a un desayuno para tratar de la temática que titula este post junto con Ana Figaredo, Consejera Delegada de Lombard Odier; Pablo Alvarez de Linera, Socio de Garrigues; Elías Rodríguez-Viña, Socio de Confivendis; Eduardo Pérez, Socio de BDO Finanzas Corporativas y Alvaro Arias, Socio Director de Neumann International.

 

Hemos concluido que la empresa familiar en España tiene importantes retos, quizás los principales, la transición generacional y la competencia en escenarios globales y complejos. El asunto de la transición generacional se puede complicar por realizarse entre protagonistas de generaciones con valores, principios y formas de vida muy distintos como pueden concurrir hoy entre la generación de los 60 y la de los 30. Y todavía la complejidad puede ser mayor si además el proceso se desarrolla en época de “vacas flacas”.

La competencia global va a obligar a romper algunos paradigmas con los que actuaron muchas empresa familiares tradicionales: trabajar con socios financieros e industriales que aporten experiencia y fondos para abordar procesos de crecimiento internacionales ante una tesitura de dificultad a las vías de financiación bancaria más habituales; diseño de estructura de gobiernos corporativos fuertes y eficaces tanto para la familia como para el negocio; cumplir con principios de transparencia en la información; mejora de la gestión de los principales stakeholders y muy especialmente los medios de comunicación,….

Sin duda hay importantes oportunidades para las empresas que ciertamente tienen una marca, una buena gestión, visión estratégica, cuentan con un buen gobierno corporativo y cuidan el talento directivo. Para esas empresas que ya denominamos gacela en este blog se abren expectativas interesantes. Seguramente para conseguir esto asistiremos a procesos de desinversión en activos no estratégicos,  a procesos de consolidación sectorial o de buil-up.

Lo que no cabe duda es que la empresa familiar crea más valor épocas de bonanza y aguanta con más firmeza los períodos duros como el actual. Seguramente por sus valores intrínsecos como el compromiso con el proyecto empresarial, los empleados y clientes, la visión de largo plazo, la flexibilidad y agilidad en la toma de decisiones, la prudencia en la gestión o las altísimas dosis de motivación de la familia empresaria.

Hasta pronto, sed muy felices que es lo verdaderamente importante y espero vuestros comentarios!!….Bueno, y que España comience con buen pie el Mundial, que la reforma laboral que presente hoy el Gobierno sea de utilidad para ir saliendo de la crisis,……

 

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar