10
Mar

Queridos emprendedores,

El pasado jueves daba una conferencia en el IE Business School, a la finalización se me acercaron varios miembros de una familia empresaria para expresar sus inquietudes sobre la sucesión en su empresa. Todo un tema para las familias empresarias que me trae a la cabeza la idea de compartiros algunas cuestiones al respecto.

 Me parece que la sucesión se enfoca muchas veces de manera inadecuada. Por un lado no se diferencia entre sucesión en la gestión y la propiedad, y no es lo mismo, como dice Alejandro Sanz.

Por otro, el debate se lleva muchas veces al terreno nominal. ¿Debe suceder a mamá (o a papá) María o Juan? Ese no debiera ser el enfoque. Lo relevante es hacia dónde queremos llevar el negocio familiar y cuál es plan para la familia. En definitiva, hay que hacer los deberes antes de llevar el debate al terreno nominal.

Como suelo explicar en mis clases del Programa de Gestión de Empresas Familiares, al pensar en sucesión hay que hacer antes el plan estratégico de la familia y el negocio. Acostumbro a poner un símil náutico. Plantear un pequeño paseo saliendo de una playa de la costa del sol o pensar en emular el viaje de Colón y cruzar el Atlántico obliga a contar con diferente barco, capitán y tripulación.

Por tanto, antes de nada hay que pensar estratégicamente y tener claro hacia donde queremos llevar el barco de la empresa familiar para posteriormente trazar el perfil tipo del capitán del barco. Eso permite tener claro a quién encargar la sucesión en la gestión. Otro punto interesante es reflexionar si se está dispuesto a buscar ese perfil tipo fuera de la familia si es que no lo encontramos cuando miramos dentro.

Hasta la próxima

Comentarios

ANTONIO MUÑOZ 10 marzo 2011 - 15:02

Estimado Manuel: aunque yo soy directivo y no empresario, trabajo en una Corporación multinacional de origen familiar español y, sobre tu reflexión, considero interesante repetir las palabras que el Presidente de mi Grupo transmitía a sus hijos: vosotros sois propietarios-accionistas por origen familiar, pero el ser GESTORES os lo tenéis que ganar, si tenéis el perfil adecuado, con vuestro trabajo y preparación. Al fin y al cabo no debe ser diferente de la gestión en las empresas no familiares.

Anónimo 10 marzo 2011 - 20:24

Antonio, no puedo estar más de acuedo en tu comentario. Al final del día gestionar empresas es el tema. Lo que ocurre es que, sobre todo en ámbitos latinos/pasionales, se tienden a confundir los aspectos familiares y empresariales. Muchas gracias por tu aportación

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar