25
Oct

CONGRESO NACIONAL DE EMPRESA FAMILIAR 2011

Escrito el 25 octubre 2011 por Manuel Bermejo en ENTORNO

Queridos emprendedores,
Salgo de este evento con sentimientos contrapuestos. Por un lado me agrada el tono optimista del evento. Ya nos sabemos lo de la crisis, ahora toca ponernos a trabajar, más que nunca, porque es lo que toca. Como dicen que dicen los chinos: remar más, para llegar al mismo sitio. Me gusta el discurso de Rajoy. Muy delgado, como si preparase para el Tour de Francia, él que es tan aficionado a la bicicleta. Claro que si se cumplen los pronósticos lo que le espera es más duro que ascender cualquiera de los míticos puertos de la ronda francesa. Si es capaz de hacer lo que ha dicho este tío, por quien sólo un año atrás nos se daba un duro, se convierte en héroe nacional.

Lo que preocupa es que seamos realmente capaces de hacerlo. No podemos caer en el optimismo banal antropológico, que ya bastante hemos tenido estos últimos siete años, ni pensar que este camino se va a recorrer sin sacrificios tangibles para todos. Para todos.
Se habla mucho de valores. No puedo estar más de acuerdo. Llevo años clamando que vivimos una triple crisis, siendo la profunda y la más grave la de valores. De eso se sale cultivando cada cual los valores en su ámbito de responsabilidad (nuestra casa, nuestra empresa,…) pero también con una profunda reforma del sistema educativo. Al valiente Isaac Andic, Presidente del Instituto de Empresa Familiar organizador del Congreso, le faltó añadir este punto, vital a mi juicio, en las conclusiones de su intervención.
Y se habla mucho de emprender. También llevo años machacando con la idea de la gestión emprendedora, más necesaria que nunca en esta sociedad del cambio que nos tocó vivir. Los primeros que tenemos que hacer examen de conciencia al respecto somos los empresarios, que, aunque parezca insólito, a veces nos olvidamos de emprender, de adaptarnos al cambio, de desarrollar una visión para asegurar la sostenibilidad del proyecto.
En todo caso, tengo más claro que nunca que la empresa familiar, tan denostada tantas veces, es un excelente espejo donde mirarse para aprender de valores, principios, y gestión. Una institución que pone en valor la figura del verdadero emprendedor frente a los modelos especuladores que tanto daño han hecho y hacen a nuestra sociedad.
Hasta pronto, tratad pese a todo de ser muy felices que es lo verdaderamente importante y espero vuestros comentarios!!

Comentarios

David Gonzalez Pescador 27 octubre 2011 - 00:49

Gracias por tú excelente reflexión, a la que añado dos matices:
– Todos debemos tener la inteligencia de que el concepto (muy de moda) de fomento del emprendimiento sea incluyente del emprendimiento más natural que no es otro que el que desarrollan los empresarios ya establecidos, y que no esté inconscientemente dirigido exclusivamente a los nuevos emprendedores.
– Isak Andic, en su discurso de clausura, se refirió expresamente a la educación entre los aspectos que deben ser objeto de un gran acuerdo nacional, junto con el desempleo y algunos otros temas. También propuso, como una de las grandes reformas que es necesario acometer, el acercamiento y la colaboración entre la Universidad y la empresa.
Por lo demás, un gran congreso y, sobre todo, una excelente conversación durante el almuerzo del lunes. Gracias por el rato tan agradable que pudimos compartir.

Un abrazo.

Segunda Generación 27 octubre 2011 - 10:49

Querido Sr. Bermejo, amén. Gracias por este blog al que acudo asiduamente. Yo también he asistido a ese evento, y he salido en un mar de contradicciones.

Me ha gustado mucho la valentía del Sr. Andic a la hora de hablar, la claridad al definir lo que los empresarios familiares vemos como necesario, y la capacidad de síntesis para que políticos y banqueros no se pierdan en retorica que les distraiga del tema. Me ha agradado el “no mitin” del Sr. Rajoy, que aparentemente tiene soluciones para salir adelante. Duras, pero las tiene. Y como dice usted, si se cumplen los pronósticos, y cumple con lo dicho ayer, le sacamos a hombros por la puerta grande…

Sin ninguna duda, todo los allí presentes, hemos aplicado las teorías expuestas, tanto las más clásicas como las que se suponen transgresoras. Todos hemos deseado algo que al final se ha cumplido, porque hemos puesto en ello el 1000% de nuestros esfuerzos, eso que ahora se denomina “Ley de la atracción”.

Básicamente el fundamento de todo es las ganas de hacerlo, porque eso aumenta el interés que se le pone, multiplica la voluntad con que se emplea uno y eleva a la máxima potencia la capacidad para contagiar todo eso a los demás. Y en eso, es fundamental una base sólida y unos valores leales y fieles. Leal, que es lo que es de fiar en el trato o desempeño de algo. Y fiel, que es el que es constante en sus afectos, en el cumplimiento de sus obligaciones y no defrauda la confianza depositada en él, el que es exacto y conforme a la verdad. Simplemente, como me decían a mí mis padres, no hagas lo que no quieres que te hagan y vete siempre a dormir con la conciencia tranquila. Lo demás viene del trabajo duro y de la suerte, que como alguien dijo, es estar en el lugar adecuado, en el momento preciso, y yo añadiría, con el trabajo bien hecho.

Otro gallo cantaría si, como en otros países, el 80% de los miembros de un gobierno vinieran del sector privado, más concretamente de la empresa familiar, aunque casi todas las empresas privadas han empezado siendo familiares. Porque el empresario familiar sabe que cada trabajador tiene sobre sus hombros el bienestar de su familia, pero nosotros tenemos el de cientos y miles de familias, además del de la nuestra. Pero los gestores de la administración pública han olvidado que ellos son, no solo moral, sino legalmente responsables, de millones de ciudadanos.

Cambiando de tema, me siguen llamando la atención ciertos detalles. Sé que puede sonar anecdótico, pero ¿cómo es posible, que en estos tiempos de incertidumbre económica que vivimos, de recortes a la administración que pedimos, de ajustes que realizamos en nuestros propios hogares, se celebre un congreso “patrocinado” por Banesto y PWC que nos cuesta una media de 1.000 € por asistente? Quisiera hacer un inciso para recordar que la Real Academia de la Lengua Española define patrocinar como “Apoyar o financiar una actividad frecuentemente con fines publicitarios”. La publicidad la vi, la financiación no.

Eso de predicar con el ejemplo que nos ha llenado la boca tanto a los asistentes “anónimos” (entre los que me incluyo) como a los ponentes, banqueros y políticos, aquí concretamente, falla.

Por otra parte, me gustaría señalar que el Instituto de Empresa Familiar debería aprovechar los recursos que tenga más a mano. No es rentable cultivar naranjas en la Antártida. Posible es, pero rentable no. Me explico. La calidad de los ponentes era elevadísima, pero ni el año pasado en Santander ni este en Valladolid he visto participantes de la zona. Yo, natural de Cataluña, veo un exceso de participación de empresas de esta zona, cuando sé a ciencia cierta que hay muchas en todo el territorio español que también podrían enseñarme muchas cosas. Personalmente pienso que, al igual que no habría sido lógico que el Sr. Francisco Rodríguez Fernández, alcalde de Orense, nos diera la bienvenida a Valladolid, las sedes en las que se celebran los congresos deberían aportar algo más que la ubicación y algún que otro moderador. Eso enriquecería los congresos.

No quiero extenderme más, solo añadir mis dos citas personales, que en este caso no son de filósofos, políticos, ni economistas famosos. La primera es de una canción de Jorge Drexler que dice: “Cada uno da lo que recibe, y luego recibe lo que da, nada es más simple, no hay otra norma: nada se pierde, todo se transforma”. Y la segunda también viene de mis padres: “Mira siempre el lado positivo de las cosas”.

Gracias por este blog, y a todos los asistentes al congreso, que enriquecieron mi estancia.

manuel bermejo 28 octubre 2011 - 10:23

David, un placer volver a vernos y gracias por tus aportes. Sobre el dicurso de Andic me refiero a que en las 7 peticiones que hizo no incluyó un gran pacto sobre educación, cosa que a mi juicio en clave para que este país sea competitivo los próximos 50 años. Es un pequeño matiz. Gracias por todo

manuel bermejo 28 octubre 2011 - 10:25

Segunda Generación, muy de acuerdo con todo y gracias por seguirnos!

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar