14
Mar

¿EMPRENDEDORES POR DEVOCION O POR OBLIGACION?

Escrito el 14 marzo 2012 por Manuel Bermejo en ENTORNO

Queridos emprendedores,
Nos sorprenden hoy los medios con un dato aparentemente positivo en este marasmo de pesimismo en el que navegamos ya desde hace años:
El número de compañías creadas en enero aumenta un 11,6% respecto al mismo mes de 2011 y las disueltas, también un 7,9%, según los datos provisionales de la Estadística de Sociedades Mercantiles publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).Con el repunte de enero, el número de sociedades mercantiles de nueva creación sube por sexto mes consecutivo tras el incremento interanual del 9,4% registrado en agosto, del 10,4% en septiembre, del 16,1% en octubre, del 8,4% en noviembre y del 6,6% en diciembre.El capital suscrito para su constitución también subió y superó los 755 millones de euros, lo que supone un incremento del 64,0% respecto a enero del año anterior. El capital medio suscrito (94.994 euros) aumenta un 46,9% en tasa interanual.
Este fervor emprendedor será por ¿devoción o por obligación? No tengo datos al respecto pero mi intuición me dice que este fenómeno debe estar justificado por un creciente número de ciudadanos que se autoemplean ante la falta de oportunidades en el merado laboral. En todo caso, sea cual fuere la causa, el dato es muy alentador. Una sociedad más emprendedora es una sociedad mejor, más libre, con más oportunidades y más potencial para crecer. Creo firmemente que este largo período de crisis nos va a traer dos cosas muy buenas: un país más emprendedor y empresas con mayor y mejor posicionamiento internacional.
Es momento de exigir a las autoridades, nacionales y europeas, medidas que estimulen y faciliten la actividad de los emprendedores, los nuevos pero también quienes llevan tiempo en estas lides y pienso sobre todo en las empresas familiares. Sólo con ajustes no se crece y sin crecimiento no se crea empleo ni se sale de este bucle negativo…. Y puestos a ajustar creo que se pude adelgazar mucho más en las administraciones que seguir metiendo la mano en el bolsillo del contribuyente. Vamos, lo del músculo y la grasa de toda la vida.
Hasta pronto, tratad de ser muy felices, y espero vuestros comentarios!!

Comentarios

Eduardo Estevez 14 marzo 2012 - 13:23

Buenos días; pienso que el aumento de emprendedores se debe a la necesidad. Como dices en tu artículo, hemos de aprovechar la oportunidad, al igual que los años sesenta tran prolijos para el emprendimiento. En cualquier caso que sea por devoción o por obligación es lo de menos. Lo de más es ayudar a los emprendedores a que generen más empleo y que las inciativas sean duraderas en el tiempo.

Anónimo 14 marzo 2012 - 13:25

Eduardo, gracias por tu aportación y que así sea….

Carlos Díaz 15 marzo 2012 - 08:36

Como bien dices no se si es por devoción o por obligación, lo que si es cierto es que los autónomos y las pymes son los más abandonados de la mano de de los gobiernos tanto central como autonómicos, y no obstante son alrededor del 80% del tejido empresarial de este país.
Es muy bueno y muy saludable que siga siendo así. Ya sabemos que pasa con las grandes empresas y multinacionales, ahora no nos interesa una zona y la dejan abandonada y echa un erial.
Los gestores públicos deberían pensar más en como externealizar servicios públicos y fomentar la creación de empleo en el sector privado con ayudas o bonificaciones a los costes sociales y aligerando las plantillas de funcionarios, que en algunos casos no sirven para otra cosa que para ralentizar los trámites.
En fin mas ayudas a la empresa privada y menos gasto social en la administración.

Jose Antonio 15 marzo 2012 - 16:00

La necesidad aprieta pero no ahoga. De todos modos este indicador deberá ser acompañado por:

– ¿Cuantos nuevos emprendedores son herederos de fortunas recientes?
– ¿ Cuantos emprendedores han dejado sus negocios el año pasado? ¿Y por tanto cual es el delta entre nuevos y antiguos emprendedores?
– ¿Cuantos emprendedores de los recientes tienen una idea innovadora?
– ¿Cuantos de ellos han capitalizado su paro antes de que este desaparezca?

A partir de estos datos la información de un solo indicador puede tener un cierto valor analítico.

Un cordial saludo

celestina 15 marzo 2012 - 18:09

mucho ,emprendedor pero muy pocas ayudas , si no k me lo pregunten a mi k llevo casi tres años en el paro y no se me a ayudado nada , busco un socio y una ayuda pero no ay nada de nada solo una soga al cuello

Fann 16 marzo 2012 - 09:08

La necesidad es un generador de ideas, y si no pregúntale a las familias más desesperadas que no tienen el dinero suficiente para llegar a fin de mes o que se las arreglan para comer en casa de los padres.

En mi caso, ha sido la necesidad la que me ha lanzado al ruedo del emprendimiento.

De momento no tengo una empresa formada como tal, pero llevo casi dos años tratando de echar para adelante mis ideas. La ventaja con la que cuento es que puedo trabajar desde el ordenador de casa y tengo el apoyo de mi pareja.

Soy arquitecto, reconvertida en diseñadora, creadora de páginas web y proyectos audiovisuales. Nadie me preparó para este golpe tan duro que iba a dar la economía, pero por fortuna tengo una cabeza que aún piensa, recursos formativos y ganas de seguir adelante.

Trato de subsistir y hacer ver a la gente que como yo, puede hacer algo, que se animen a emprender algo, por pequeño que sea, que nos dé un motivo para levantarnos todos los días y que nos permita vivir moralmente bien.

Nuria Lasheras 16 marzo 2012 - 09:56

Manuel, me gusta mucho el título de tu reflexión. Coincido contigo en que se trata de un fenómeno motivado por la obligación. Pienso que las crisis son tiempos de catarsis, oportunidades vitales de cambio. En este caso se trata de una crisis mundial, nacional, social, que nos afecta a todos como sociedad. Y hay quien está aprovechando la oportunidad.
Yo trabajo en la empresa familiar y en mi caso la crisis está siendo una escuela de aprendizaje y una verdadera carrera de fondo, porque está durando mucho, demasiado.
Lo que me parece curioso es que emprendedor sea un término amable mientras que empresario sigue siendo un término “socialmente” peyorativo en según qué ambientes. Qué fuerza tiene el marketing en nuestra sociedad.

manuel bermejo 16 marzo 2012 - 10:14

Fann, me parece extraordinario tu testimonio. Te deseo la mejor de las suertes y desde esta plataforma a tu disposición en lo que te podamos apoyar

Jaime Izquierdo 16 marzo 2012 - 12:03

Buena reflexión, Manuel.

Yo también creo que se emprende por necesidad, y así fue mi propia experiencia. Salir de la zona de confort no es fácil y el trabajo por cuenta ajena -¿sólo en España? ¿más en España que en países de nuestro entorno?- es muy cómodo y está mucho más protegido que el emprendimiento.

Ahora bien, al hilo de tu reflexión, cada persona debería analizar si considera emprender una alternativa razonable al empleo por cuenta ajena -al que puede volver en cualquier momento- o si es una huida hacia adelante, sin vuelta atrás. Porque ¿de verdad saben dónde se meten los que deciden emprender? Las condiciones “sine qua non” que se cuentan siempre son pasión por el proyecto, disciplina en la gestión y capacidad comercial; y es verdad que son condiciones necesarias pero a mi entender no son suficientes, porque emprender es duro y requiere grandes dosis de resistencia a la frustración y a la desprotección. Y ahora, además, la situación del mercado tampoco es precisamente propicia.

Comprendo que desde instancias políticas y empresariales se invite a emprender para resolver en la medida de lo posible el enorme problema del desempleo, pero me asusta que dentro de unos pocos años nos encontremos con un número importante de personas que no hayan podido desarrollar su proyecto (porque no nos engañemos, no habrá mercado para todos), que tendrán unos pocos años más, que ya no podrán reincorporarse al mercado de trabajo y que se habrán descapitalizado, teniendo por tanto muy pocas alternativas.

Muchas gracias por la oportunidad de comentar y un abrazo,

Jaime

JOSE MANUEL MIRANDA 16 marzo 2012 - 13:32

Buenas tardes a todos!!
Excelente reflexión sobre las primeras necesidades. También estoy de acuerdo en que se emprende mas por obligación que por devoción, de la misma forma que se crea mas por inversión que por diversión.
Pero con todas y con esas, no se ve movimiento ni novedad alguna, no hay innovación ni cambio de recursos, potencial en ideas nuevas ni valor en alza. Una lastima!!
Lo nuevo acapara atenciones pero con el tiempo pasa de moda, no se mantiene una constancia, un seguimiento emprendedor para llegar a mas gente. Y la publicidad ya no es suficiente, el boca a boca es tan importante como una buena imagen, sino….porque Inditex no se publicita en los medios?
El trabajo bien hecho, bien parece. Y aunque es cierto, que se reciben pocas ayudas, hay que tirar de imaginación, ser perseverante y eficaz. Cambiar nuestro sistema inmunológico de la queja por la búsqueda rápida de solución, optimismo y eficacia.
Todos estamos llamados a la obligación y al amor propio, a la iniciativa y a la honestidad.

Saludos a todos.
J. M. Miranda Rivas

Karenn 16 marzo 2012 - 14:43

Buena Reflexión!!

Creo que el emprendimiento, sea cual sea el motivo, es una excelente forma de vivir nuestra vidas y sentir que estamos aportando en este mundo.
Siempre las crisis nos aportan aprendizajes y en este caso, que mejor aprendizaje que “EMPRENDER” y atreverse.

En esta última palabra me quiero detener… he leído algunos comentarios más arriba que hablan de susto… emprender es difícil… saben lo que están haciendo los emprendedores?… pueden volver a sus puestos después.

Obvio que saben lo que están haciendo, además, nunca es malo atreverse y probar, que van a perder los emprendedores… NADA… van a ganar experiencia, y mucho más valiosa que estar entregando tu trabajo y tu inteligencia a otro.

El que tenga el deseo QUE LO HAGA! por lo demás, trabajo remunerado siempre habrá, en cambio, tiempo para emprender no mucho, pues debes hacerlo mientras tengas el ánimo, la fuerza y el valor de lanzarte al vacío.

Manuel Jara 26 marzo 2012 - 17:59

Es un buen tema para reflexionar. Independiente de la motivación no debemos olvidar que para emprender no es necesario crear una empresa, puedes serlo como empleado o dueña de casa; el asunto es que estás aportando una nueva forma de “hacer”, creando un nuevo producto o servicio.
De un emprendimiento puede resultar una pequeña, mediana o gran empresa. En muchos lugares el “emprender” atiende a la búsqueda de soluciones para diversas situaciones que enfrenta el ser humano (alimentación, vestuario, vivienda, transporte, etc.). Desde este punto de vista, el emprendimiento está asociado a responder a una necesidad; lo que provoca una reacción en muchas personas, un deseo de luchar contra la adversidad porque “ellos” ven un camino (no todos lo ven, no todos emprenden).
Luego de desarrollar la idea, lo más osados deciden crear pequeñas empresas, para iniciar su proceso productivo y promoverlo entre los supuestos consumidores. Es aqui, donde se requiere apoyo de quienes tienen herramientas, contactos y experiencia para montar planes de marketing, producción y administración que muchos “nuevos empresarios” no dominan y requieren para competir.
El emprendedor es un “creador”; no necesariamente es un “empresario”.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar