28
Mar

ESPAÑA NO ESTA PARA HUELGAS

Escrito el 28 marzo 2012 por Manuel Bermejo en ENTORNO

Queridos emprendedores,
Sinceramente pienso que España no está para huelgas. Entiendo que a los españoles no nos guste vivir esta etapa dura, triste que se alarga ya demasiado pero debemos reconocer que estamos así por los excesos del pasado reciente. La situación no es sostenible. Desde luego que es momento de arrimar el hombro como les dijo el Rey a los grandes empresarios y directivos de España en la última reunión del Consejo Empresarial para la Competitividad.
Los “mercados” nos están apretando las clavijas. No se fían de un país que se ha convertido en un sumatorio inconexo de reinos de taifas que genera unos déficits inasumibles.
Hay que ahondar en las reformas para ordenar la casa y que comience a fluir el crédito y estemos en condiciones de favorecer el consumo de los particulares y, por ende, la inversión de las empresas. El Gobierno recibió el pasado Noviembre un mandato claro y contundente: sacadnos de esto!!
Eso sí, echo de menos una labor pedagógica importante por parte del Sr Rajoy. Son tiempos para explicar a la gente cómo están las cosas, dejarnos de tacticismos electoralistas. Somos un país todavía excesivamente ideologizado, lamentable legado de las dos Españas. No nos hemos dado cuenta que el mundo ha cambiado radicalmente. Que la coincidencia en espacio y tiempo de la globalización y el boom de intenet nos metió en una nueva era. Que nos tenemos que preparar mucho para ser competitivos.
Hasta pronto, tratad de ser muy felices, y espero vuestros comentarios!!

Comentarios

Begoña de la Torre 28 marzo 2012 - 12:39

Manuel, no puedo estar más de acuerdo: ¡ahora no es momento de huelgas!.

Efectivamente dimos un mensaje claro al PP en las últimas elecciones: “queremos que nos saquéis de esta situación”, algo que es muy fácil de decir y para lo que todos nos pusimos de acuerdo en unas urnas, pero que parece que nadie estamos dispuestos a que nos salpiquen las medidas, y eso es imposible. A nadie nos gusta que nos toquen nuestro bolsillo ni nuestro poder adquisitivo, totalmente de acuerdo, pero es lo que toca.

Pienso que para ser capaces de salir de una situación, lo primero que hay que hacer es asumir la propia situación y luego ponerse una meta y tener siempre la vista en ella. En mi opinion, ser lo suficientemente maduros para asumir lo que hay es lo que toca, no la huelga.

carlos 28 marzo 2012 - 17:42

Puede que España no esté para huelgas pero tampoco está para recortes de derechos y subidas de impuestos.

La causa de la situación actual la han tenido una serie de factores liderados por una clase política mediocre y una clase financiera más que ambiciosa, avariciosa.

No tiene sentido que el causante de esta crisis sea el sector financiero pero las reformas más duras se apliquen en el mercado laboral.

Que yo sepa, en el último año como mínimo ha pasado esto:

– El Gobierno Socialista ha subido el IVA y ha subido la edad de jubilación.
– El Gobierno Popular ha subido el IRPF y ha eliminado derechos laborales.

¿dónde están las medidas de incentivo a la economía que prometía el PP?

Esperaba algo más de datos y menos sentimientos en el post.

manuel bermejo 28 marzo 2012 - 22:44

Carlos, Begoña, gracias por vuestros comentarios y viva la libertad de expresión!

Jose San Emeterio 29 marzo 2012 - 14:00

Amigos míos esto no es más que el principio… si queremos salir de esto hay que volver al punto de partida donde empezamos a equivocarnos vendiendo los stocks de viviendas acumuladas, sanear el sistema financiero y adelgazar el sector público para situar los gastos a los ingresos disponibles. Esto es una devaluación dolorosa y larga en el tiempo cuyos mayores sufridores van a ser los 6 millones de parados que habrá a finales de este año… Dejémonos de demagogia de partidos políticos para centrarnos en lo realmente importante: asumir esta devaluación (vamos a ser más pobres todos) para mantener el empleo y aumentar la competitividad para que cuando los paises de nuestro entorno crezcan, podamos aprovechar este tirón… como siempre hemos hecho. saludos a todos.

manuel bermejo 29 marzo 2012 - 14:42

José, absolutamente de acuerdo. Es doloroso, y muy injusto, pero es así. Más valdria que nos pusiésemos todos a remar en esa dirección

Angel 1 abril 2012 - 13:15

Cierto Manuel, no estamos para huelgas…pero hay mucha política por medio y a los medios de comunicación, que están comprados y les mueven intereses ideológicos, todo esto les viene muy muy bien. Es un país muy sectario.

Eso de arrimar el hombro no lo entiendo muy bien, ¿a que es a lo que hay que arrimar el hombro? ¿trabajar o invertir más? ¿pero en que sector industrial va a basar España su reactivacion? Solo tenemos Turismo y no da mucho mas de si.

España es un pais viejo de pensamiento, decadente, donde impera la cultura del mínimo esfuerzo, donde la mayoría solo piensa en la fiesta, donde casi nadie innova ni innovará porque supone riesgo y esfuerzo y eso no lo cambia ni 8 Rajoys…..

Esteban Llagostera Wieler 3 abril 2012 - 19:25

Ciertamente no estamos para huelgas, es más, creo que es el momento -parafraseando aquella famosa frase- de preguntarse qué podemos hacer por España y no qué puede hacer España por nosotros.

Sin embargo considero que hay tres temas de gran importancia:
Uno, ya expuesto, comunicar por parte del ejecutivo mejor lo que se hace y por qué.
Dos, una vez la factura esté pagada entre todos, llamar a pasar por caja a los responsables, que ciertamente los hay.
Y tres… formación, mucha, muchísima más y mejor formación. Pienso que sólo una sociedad culta y bien formada será impermeable, inaccesible a la manipulación, a la cultura del ‘todo vale’ y al tosco ‘mangoneo’.

Saludos

Ivan 13 abril 2012 - 10:35

Se da por sentado que, para salir de la situación, es imperativo recortar lo público. Creo que primero debemos reflexionar sobre si ésas afirmaciones que, nos quieren vender desde ciertos sectores, son verdades incuestionables o no. El problema de deuda en españa NO es de deuda pública, es la DEUDA PRIVADA la que resulta problemática (más del 200% del PIB). Luego recortar en el sector público NO es la solución.
Estamos donde estamos grácias al crédito y al endeudamiento. Salimos de la crisis de los noventa gracias al crédito fácil y rápido. Si eliminamos éso estaremos de vuelta a una situación que, recordemos, era de todo menos boyante.
El devolver competencias de las autonomías al Estado NO ELIMINA EL GASTO. Sólo lo traslada de unas cuentas a otras. Eliminar estructuras redundantes )pueden ser las estatales) y mejorar la eficiencia son el objetivo. El resto lo que persigue es un objetivo ideológico sustentado por viejos enemigos del régimen autonómico.
En cuanto a la cacareada legitimidad del Gobierno, creo que no es tal. Uno tiene legitimidad para sacar adelante su programa, que es lo que la ciudadanía HA VOTADO. Recordemos las afirmaciones tajantes respecto a no abaratar el despido, no subir impuestos, etc. Hechas cuando YA SABÍAN que el déficit iba a ser el que es. Sin embargo, han incumplido sistemáticamente lo prometido perdiendo toda legitimidad y respaldo en la acción de gobierno. Las eleciones Andaluzas y Asturianas han puesto ésto de manifiesto con una pérdida para el PP de más de medio millón de votos sólo en dos comunidades. Aviso para navegantes.
En cuanto a lo de arrimar el hombro me parece muy bien, pero debe aplicarse primero a ésas empresas que, al tiempo que anuncian récord de beneficios y retribuciones millonarias para sus directivos y consejeros, se descuelgan de los convenios, despiden y precarizan las condiciones laborales de los menos favorecidos. Que se apliquen el cuento.
Tampoco estoy de acuerdo con los tópicos. En españa las empresas son igual de productivas que las de los países desarrollados comparándolas con su tamaño y sector. Y los españoles trabajamos tanto como el que más, de acuerdo a los medios que tenemos. Éso de que no queremos más que fiesta es una chorrada. Saber disfrutar del tiempo libre y querer tenerlo para estar con la familia no es algo reprobable, desde luego.
Para encontrar soluciones debemos jugar menos con la retórica y la demagogia y más con la reflexión y la verdadera inquietud por la sociedad.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar