18
Abr

Queridos emprendedores,

Suelo decir que no conozco nada tan potente como una empresa familiar que ha gestionado bien sus singularidades. Y también repito con frecuencia que en muchas compañías familiares exitosas por generaciones encontramos un reservorio de valores de los que tan ayuna está nuestra sociedad. En suma, la empres familiar no es problema, (como tantas y tantas veces vemos y, leemos y oímos) es solución.

Conocemos ahora que  Banca March ha creado una línea de inversión centrada en una selección de las mejores empresas familiares, un ámbito empresarial con resultados estables a largo plazo. March Gestión indica en un comunicado que las compañías incluidas en The Family Businesses Fund han de tener al menos un 25 % de sus acciones en manos de una sola familia interesada en transmitir su propiedad a la siguiente generación y que alguno de sus miembros esté implicado en la gestión de la empresa.”Las características de las empresas familiares, visión a largo plazo, compromiso, lealtad, motivación y bajo apalancamiento, las convierten en negocios estables y más resistentes en comparación con empresas no familiares”, destaca el director general de la gestora, José Luis Jiménez.Según March Gestión, el 80 % de las empresas de todo el mundo son familiares y el 15 % de las que integran el S&P 500 y Stoxx 600, dos de los más relevantes índices bursátiles, también son compañías con más de un cuarto de sus acciones propiedad de una familiar.”Un inversor que haya invertido de forma equiponderada en grupos familiares europeos en los últimos 16 años hubiera obtenido un 250 % de rentabilidad acumulada”, resalta la gestora de la Banca March.

Pues no puedo estar más de acuerdo con los planteamientos de la Banca March. Efectivamente la prudencia en la gestión, la visión de largo plazo, le espíritu de esfuerzo, la honestidad, la transmisión de valores de padres a hijos, el gusto por lo bien hecho, el orgullo de pertenencia  son algunas características que destacan en muchas empresas familiares. Tan lejos de la cultura del pelotazo que tanto ha podrido nuestra economía y nuestra sociedad.

Hasta pronto, tratad de ser muy felices, y espero vuestros comentarios!!

Comentarios

Maribel Rodriguez Zapatero 18 abril 2012 - 17:13

No podría estar más de acuerdo con sus comentarios. En este entorno de crisis de moral que ha desembocado en una crisis financiera, económica y de deuda. Los valores de las familias empresarias se convierten en una ventaja competitiva que permite capear el temporal de mejor manera. Lo constato día día en el tejido empresarial familiar de Córdoba y provincia.

Mª José Villanueva Herrero. 19 abril 2012 - 13:01

Hola Manuel ,
Me parece acertadísimo y muy acorde al momento lo que comentas en este artículo.
Son muchos de los aspectos que relatas de la empresa familiar lo que nos hace ser competitivas el llevar hasta el sinfín de nuestras gestiones el compromiso y la lealtad en lo que hacemos cada día.
Gracias por tu constante comunicación, es una clave.

Angel 1 mayo 2012 - 02:49

He trabajado en varias empresas familiares, he leído mucho sobre su problemática y siento decirte Manuel que no estoy en absoluto de acuerdo con lo que dices. Muy pocas empresas familiares han gestionado bien su singularidad, casi todas son un foco de problemas donde confluyen intereses personales, económicos y los personales propios de toda familia. Y muestra de ello es cómo acaban la mayoría: vendiéndose a multinacionales o desapareciendo en su 2ª o 3 ª generación.

Es un mito lo de la empresa familiar y esas características a que haces referencia son las propias de un buen empresario, no de la empresa familiar donde impera el paternalismo (cafe para todos), el miedo (no la prudencia), el orgullo a la pertenencia (entendido como que mi hijo es el mejor profesional de la empresa aunque no sepa hacer la o con un canuto), etc….

Y de nada han servido las catedras de empresa familiar, ni los protocolos para la sucesión de empresa familiar porque no nos olvidemos que para dirigir bien una empresa no se puede ser el padre y jefe a la vez de los empleados-hijos.

Son roles muy diferentes e incompatibles el de padre y director de una empresa y la profesionalizacion de la gestión no va con los dueños de las familiares, creern que sus hijos también lo pueden hacer bien y el dinero se queda en casa…… y con un hijo casi nunca se es objetivo.

Manuel Bermejo 1 mayo 2012 - 17:40

Angel, lamento hayas tenido esta mala experiencia. Creo sinceramente que nada tan potente como una empresa familiar que gestiona bien sus singularidades. Justo esas son a las que se hace referencia en el post. Muchas gracias por enriquecernos con tu punto de vista

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar