6
Jun

DESDE EL CIBAO

Escrito el 6 junio 2012 por Manuel Bermejo en INTERNACIONAL

Queridos emprendedores,
Escribo este post desde Santiago de los Caballeros, segunda capital de República Dominicana, territorio cuna de muchas iniciativas emprendedoras donde acudí como conferencista invitado de la reunión anual de Airen (Asociación de Empresarios de la Región Norte).
Se inició el evento con una bendición del Arzobispo de Santiago que nos habló de la importancia de la figura del emprendedor en la sociedad moderna como vector de desarrollo y progreso. ¡Cómo me alegra que también la Iglesia apoye el fenómeno emprendedor y ojalá cunda el ejemplo!
La Presidenta de de Airen, Lina García de Blasco, hizo un preciso diagnóstico de los retos del nuevo gobierno del país que presidirá Danilo Medina, tras las pasadas elecciones del 20 de mayo. Me pareció que seguía en España: déficit, paro, dificultad de acceso al crédito… de esto sólo nos sacarán los emprendedores y una sociedad más emprendedora, más dispuesta a dar lo mejor de sí sin esperar el maná del cielo o de donde venga. El mismo diagnóstico que acaban de emitir un grupo de Premios Nobel en Valencia. Cuando el río suena…
Luego hemos debatido sobre los retos de la empresa familiar. Cuantos más empresarios familiares conozco, aquí o allí, más me reafirmo en dos ideas básicas para asegurar la continuidad de la empresa familiar: 1/ contar con una familia unida entorno a un proyecto y unos valores 2/ gestión muy rigurosa y profesional de familia y negocio. Tenemos que ayudar a que las familias empresarias se orienten en esa dirección. Será muy positivo, no sólo para las propias empresas y sus accionistas, sino para el conjunto de la sociedad.
Saludos desde el Caribe, tratad de ser muy felices y espero vuestros comentarios

Comentarios

Alfonso Cruz Nombela 6 junio 2012 - 16:59

Casi nada, las dos regras de oro:
1/ contar con una familia unida entorno a un proyecto y unos valores
2/ gestión muy rigurosa y profesional de familia y negocio

Estoy completamente de acuerdo, y tenemos un buen reto para conseguirlo, ya que no es habitual ni lo primero, ni lo segundo.
En nuestra sociedad la mayoría de las empresas familiares son micropymes que ni mucho menos tienen una estructura de empresa, sino mas bien de negociete familiar, creado con mas ilusión que conocimientos.
Llegar a unir a “toda” la familia en torno a un proyecto es una labor muy complicada, ya que siempre haya quien no le interesa el negocio, a menos claro está, que la cosa empiece a funcionar y suene el tintineo de las monedas que suele ser también donde empiezan los problemas familiares. Para evitar esto último, es donde entra la segunda regla de oro de la “Gestión rigurosa y profesional de familia y negocio” Árdua tarea la de hacer ver a un padre de familia que debe profesionalizar su negocio y regular quien en la familia tiene acceso a que y como dentro de la empresa, cuando la mayoría de estos emprendedores lo que tienen en la cabeza es que todos son hijos mios, a todos los quiero por igual y todos se merecen lo mismo.

Buena tarea tenemos…

MANUEL BERMEJO 6 junio 2012 - 19:39

Alfonso, gracias por tu comentario. Hay cosas que es mas fácil decirlas que hacerlas. Es el caso que nos ocupa. Sin embargo no hay que dejar de insistir en la tarea

Vicente A. Sánchez 7 junio 2012 - 14:00

Totalmente de acuerdo, en la dificultad y en seguir intentándolo.
Ahí es donde se puede ayudar a la empresa familiar, guiando por lo que pueden ser los pasos hacia ese camino.
Ayuda en la formación de emprendedores para realizar un protocolo de empresa es algo que no es algo que se fomente ni se conozca, sin embargo puede hacer que muchas de las empresas de primera y segunda generación no pasen a engordar al lista de los fracasos.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar