1
Ago

¿ELEGIR ENTRE EL CANCER O EL SIDA? YA, PERO LA POLITICA HACE FALTA

Escrito el 1 agosto 2012 por Manuel Bermejo en ENTORNO

Queridos emprendedores,
Mi experiencia en los últimos tiempos cada vez que pregunto a gente de mi confianza ante una convocatoria electoral en cualquier parte del mundo donde funciona la democracia es la siguiente: “Mira, se trata de elegir al menos malo, casi como elegir entre el cáncer o el sida”.
Más allá de herir sensibilidades, esta expresión no hace sino relevar la crisis de la política que se advierte casi a nivel planetario. Hasta la gran esperanza que era Obama parece haberse difuminado rendido a los poderes de Wall Street.
Ahora bien, sin política habrá populismo, y luego, dictadura. La historia está llena de experiencias al respecto.
Se ha puesto de moda, y también aquí lo hemos practicado, el tiro al blanco del político. Podemos pensar que por razones muy justificadas pero esa crítica debe perseguir, a mi juicio, la excelencia en la política y no la eliminación de la política.
En el mundo occidental que nos tocó vivir, la política debe abordar retos enormes: un mundo que cambió radicalmente en este siglo XXI, un poder financiero potentísimo, o unas economías emergentes alejadas de los principios de la democracia y la economía de libre mercado. Razón de más para pedir la excelencia en la política.
Pero la excelencia sólo se conseguirá si la política atrae talento, y talento con sólidos valores, unos auténticos intocables de Elliot Ness. Posiblemente sin una auténtica y profunda regeneración del concepto de la democracia va a ser difícil alcanzar este noble propósito.
Hasta pronto, tratad de ser muy felices, y espero vuestros comentarios!!

Comentarios

MIGUEL ÁNGEL RONCERO 2 agosto 2012 - 19:40

Buenas tardes.
Agradezco el tema tratado puesto que resulta del mayor interés en la actualidad aunque en mi opinión se mezclan algunos conceptos que deben ser analizados más en detalle. Por ejemplo, la necesidad argumentada de la existencia de casta política es muy dudosa. Introduzco dos argumentos en este sentido:
-la interferencia de los políticos mediante la coacción y coerción en los acuerdos entre particulares que en ausencia de imposiciones favorecen a los individuos participantes de esos acuerdos PRIVADOS, no hace sino lastrar el funcionamiento de la economía y en último término de la sociedad misma.
-las nuevas tecnologías podrían sustituir perfectamente el sistema de representación vigente por una democracia “electrónica” con votaciones inmediatas de la población por vía telemática.
Por otra parte, la democracia actual no es sino la imposición de la opinión de la mayoría de los representantes. No implica un funcionamiento óptimo, ni ético, ni la búsqueda de la verdad, ni nada semejante. La única ventaja relevante de este sistema es la posibilidad de expulsar mediante el voto al inútil de turno. Sería mucho mejor tener legislaturas de 10-15 años para que los políticos no tuvieran que pensar en su reelección a corto plazo (evitando implementar políticas necesarias para poder competir con el resto del mundo) sino en el bien del país.
La ausencia de políticos y gobierno no necesariamente tienen por qué terminar en dictaduras. El ejemplo de Bélgica, con ausencia de gobierno de casi dos años y en pleno crecimiento económico pese a la crisis, creo que es suficientemente ilustrativo.
No quiero extenderme más, muchas gracias.

Angel Navarro 15 agosto 2012 - 11:45

El comentario de mi profesor Manuel Bermejo, lejos de ser teorico, es eminentemente practico. Si tuviera que resumir mucho y quedarme con un concepto diria, que hay que perseguir la excelencia del politico y no su eliminacion. La politica (polis) la inventaron los griegos, hace algun tiempo

Raul 6 septiembre 2012 - 10:49

Estimado Manuel; basicamente estoy deacuerdo con tus reflexiones, pero entender que el problema de la clase dirigente o “perfomance” del establisment politico nacional es que no hay talento, quizas es ver solo el vertice del icebert. Es cierto que no hay talento, o no todo el que se deberia tener, sino que ademas la estructura actual imposibilita no solo la incorporacion del talento sino su desarrollo interno.
Precisamente encomendamos la DG de la mayor empresa de nuestra economia nacaional….obviamente el propio estado, a perfiles con nula o escasa experiencia en gestion tanto publica como privada y eso si, unas habilidades mas que constatadas en politica y desarrollo normativo.( por lo menos con este gobierno, con preteritos simplemente el lazo de parentesco o afinidad era mas que suficiente).

Cuando la politica deje der ser una “carrera de 4 años” para saber donde voy a colocarme luego y realmente el perfil del politico sea el de un GESTOR PUBLICO bien definido y por supuesto remunerado ( a nadie escapa que esta remuneracion como en toda empresa debe vincularse a resultados con su valoracion cualitativa y quantitativa) es cuando se podra atraer TALENTO y lo mas importante facilitar su desarrollo interno.

Talento hay en la administracion publica,..el problema es que desaparece bajo el dictado de “politicas de partido” y” favores institucionales” …acabemos con la segunda y regenaremos la primera.

Saludos

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar