10
Oct

Queridos emprendedores,
Extraigo este llamativo titular de una reciente entrevista concedida por el presentador, showman y emprendedor Andreu Buenafuente de la que os comparto algunos otros extractos:

– “Me jode que siempre veamos a los empresarios como chungos y siempre a los trabajadores como héroes”
– “Hay como un radicalismo de serie en los españoles que no nos hace ningún favor”. Aquí la gente dice ‘éste tiene una empresa, éste de entrada es un hijo de puta'”
– “Crear una empresa debe ser muy barato, como en Inglaterra”, y que cualquier chaval que está empezando quiera montar una empresa. Parece que no hay manera, aquí. En el mundo anglosajón está como mucho más despenalizado, pero aquí no”
– “A mí casi nadie me ha agradecido nunca que le diera trabajo. Ahora, el día que tú dices ‘chicos, no puedo pagar los despidos, por favor, hablemos’, ese día eres el demonio. Hay que entender un poquito más la realidad empresarial”
No puedo estar más de acuerdo y celebro que quien diga esto así, alto y claro, sea un personaje al que muchos podríamos identificar como progre y, por tanto, predispuesto a pensar más bien lo contrario. Al final, del día, estamos hablando de un problema de base que tiene su raíz en la educación, que requiere un CAMBIO BRUTAL. La educación es capital para crear una sociedad más emprendedora. Nuestros hijos tienen que tener referentes de emprendedores, sociales y empresariales, y no sólo idolatrar a Messi o Lady Gaga. A través de la educación tenemos que hacer entender que el papel de los emprendedores en la sociedad global que nos toca vivir es fundamental si queremos tener un entorno sostenible en términos de empleo, riqueza y bienestar. No podemos vivir en un entorno que sitúa permanentemente la dicotomía trabajador/bueno versus empresario/malo. A los emprendedores casi nunca nadie nos agradece cuando damos trabajo pero nos acribillan cuando tenemos que hacer despidos, aun por causas de mercado más que justificadas. Tiene que extenderse la idea que en las organizaciones empresariales todos deben ir en una misma dirección.

En suma, hay que generar los valores del respeto a la empresa y al emprendedor.

Hasta la próxima, tratad de ser muy felices y espero os haya resultado de interés este post

Comentarios

Maribel Rodriguez Zapatero 10 octubre 2012 - 12:16

Totalmente ciertos tus comentarios.

Manuel Rodríguez Méndez 10 octubre 2012 - 12:41

Estoy totalmente deacuerdo tanto en la presentación del problema como en la solución propuesta. Es más, creo que para entender este post en su totatlidad hay que tener una empresa perqueña o grande.
Dificilmente gente que trabaja para multinacionales o grandes empresas (en tamaño) lo entenderán en su totalidad.

Pilar Ortega 10 octubre 2012 - 15:19

Estoy totalmente de acuerdo con el contenido del post.
Una vez más se pone en evidencia que la raíz del problema es la falta de valores, en este caso del respeto a la empresa y el emprendedor…

Maite 10 octubre 2012 - 16:40

Muy interesante. Andreu Buenafuente ultimamente está dando muy buenas lecciones. Mi hermana pequeña vive en Londres, tiene 26 años y ha montado una empresa con una amiga, que pena que nuestra gente joven se tenga que ir a otros paises para emprender, que poco valor se le da en España, no solo es dificl a nivel burocratico y economicao, ademas si tu emprendes en España y no funciona eres un fracasado, eso sucede en otro pais y son personas admiradas.
gracias

Manuel Bermejo 10 octubre 2012 - 17:51

Maite, muy enriquecedor tu testimonio. Gracias!

MABEL 10 octubre 2012 - 21:26

El trabajador no te tiene que dar las gracias por darle trabajo, mas que nada por qe contigo lo perdieron y trabajo les costo negociar su despido.

Manuel Bermejo 10 octubre 2012 - 21:44

Mabel, lamento estar en profundo desacuerdo contigo pero este es un espacio de libertad donde con respeto se puede expresar cualquiera.

Carlos Díaz 11 octubre 2012 - 09:19

Totalmente de acuerdo con Andreu Buenafuente, Manuel. Los empresarios siempre tienen obligaciones y los trabajadores siempre tienen derechos, esto es lo que nos encontramos en este país, de hecho las legislaciones laborales y los sindicatos es lo que promulgan. En mi vida profesional me ha tocado vivir infinidad de despidos y salvo en una ocasión en la que los trabajadores se asociaron y compraron una parte de la empresa al empresario en concepto de despidos, la mayoría de los trabajadores lo que hacen es lamentarse de la situación actual y social de cada momento y echar pestes contra el empresario “que se ha hecho rico a costa de ellos” y que los ha estado dando empleo durante varios años. Si una empresa cierra o se reajusta es porque hay problemas y esos problemas generados por causas externas, que obligan a los empresarios a realizar despidos colectivos propician una salida de tesorería de las empresas tal, que con todo ese dinero se podría volver a montar una empresa, cosa que casi nadie hace en este país por los egos que tenemos y lo quijotes que somos, los trabajadores se van al paro dos añitos y a vivir del despido que es lo que les corresponde, siempre claro esta de acuerdo a la ley. Sino es así ya se encargan entre los trabajadores y sindicatos de imputar delitos y que el empresario se vea en temas judiciales.

Jaime Izquierdo 11 octubre 2012 - 10:01

Buenos días Manuel,

Totalmente de acuerdo. De hecho, lo retuiteé ayer porque también me sorprendió la fuente, ¿o quizá debería decir “la Buenafuente”? 🙂

Bromas aparte, veo dos problemas: el primero, que conozco unos cuantos empresarios que merecen el apelativo sin cambiar una sola letra. Y el segundo es que también conozco a multitud de empleados, sindicalistas, políticos… Estamos rodeados.

Muchas gracias por la oportunidad de comentar y un abrazo,

Jaime

Sussy García 16 octubre 2012 - 09:56

Me ha gustado mucho el Post Manuel. Ya es hora de que en este país se reconozca la importante labor de los empresarios. Conozco a muchos ante los que me quito el sombrero. Habrá “hijos de puta”, en la misma proporción que los hay en cualquier otro perfil social y económico, prefiero no enumerar, pero no es una condición de ser empresario, si no del ser humano. ¿Quiénes estamos dispuestos a arriesgar nuestro dinero, tener problemas digestivos y circulatorios, dejar de ver durante días a nuestras familias, tener insomnio permanente y sentir la losa de la responsabilidad de mantener a familias enteras?. Cuando contestemos que sí y lo hagamos estaremos en el derecho moral de criticarlos.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar