18
Nov

¿POR QUE EN ALGUNOS PAISES HAY MENOS CULTURA EMPRENDEDORA?

Escrito el 18 noviembre 2012 por Manuel Bermejo en EMPRENDEDURISMO

Queridos emprendedores,
El pasado viernes dictaba mi curso de Gestión Emprendedora en el Advanced Management Program del IE Business School y un participante me hizo la misma pregunta con la que titulo este post.
Ayer sábado asistí al show room de una amiga que lanzaba una nueva línea de moda y complementos. Esta amiga, por propia voluntad, ha abandonado recientemente una posición de altísima responsabilidad en una compañía multinacional en la que llevaba años trabajando y donde había desarrollado una brillante carrera. Esta amiga, reciente emprendedora, más que hablarme de su proyecto me comentó con pesar la enorme preocupación que este giro en su carrera había provocado en su madre que la tildaba poco menos que de loca.
Bueno, con esta pequeña anécdota creo que contesto en buena medida a la pregunta propuesta. La culpa de que no emprendamos no es de las mamá. Lo que ocuure en muchos países, como España, es que por razones culturales, religiosas, políticas o educativas hemos creado una sociedad muy proteccionista donde se valoran más aspectos como seguridad laboral, típico de entornos esqueistas”, que el espíritu emprendedor, habitual en ambientes “hayqueistas”. En general, nos vemos más espoleados a trabajar como funcionarios o en la Caja de Ahorros local, es decir, a buscar un trabajo para toda la vida que a emprender. Nuestros padres, como el caso referido, se alegran mucho más, y así lo expresan en el bar o en la peluquería, si nos incorporamos a la Consejería de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía o a una sucursal de CajaRioja que si montamos “pampinoplia.com”.
Ahora bien, la crisis va a causar un profundo cambio de paradigma que nos va a empujar más a emprender. El mito del trabajo seguro está desapareciendo. Lo que sería deseable que ese cambio de mentalidad, más por obligación que por devoción, estuviese acompañado de medidas reales de apoyo al emprendedor, empezando por la educación. Hay que cambiar mentalidades.
Hasta pronto, tratad de ser muy felices, y espero vuestros comentarios!!

Comentarios

Isabel 18 noviembre 2012 - 21:47

La reforma laboral (que a mi entender deberia haberse hecho hace muchos años y no precisamente en plena crisis porque los resultados beneficiosos no se percibirán en el corto plazo sino que habrá que esperar) contribuirá en unos años a que nuestro mercado laboral se asemeje al de los paises anglosajones.. Ésta, creo realmente, contribuirá a que los profesionales españoles sean “mas emprendedores” y “menos funcionarios”. La movilidad de los profesionales será mucho más alta y será valorada por los empleadores, no como ocurre aún hoy día que se mira al trabajador que ha pasado por bastantes empresas como profesional “poco comprometido” en vez de verlo como un “emprendedor” que es seguramente el perfil de aquellos que se mueven voluntariamente de unas empresas a otras en busca de nuevos retos y proyectos.

manuel bermejo 18 noviembre 2012 - 22:55

Isabel, muy interesante punto de vista. Gracias por compartirlo.

María 20 noviembre 2012 - 11:48

Además de reforma laboral y un cambio de mentalidad por parte de la gente, haría falta un cambio en el mercado inmobiliario, siendo necesario cierta flexibilidad en la compra-venta de la vivienda habitual para que la gente pueda ser suficientes móviles como para cambiar de localidad e incluso país si fuera necesario por motivos laborales. Hasta que haya un mercado inmobiliario más ajustado a los imgresos reales de las familias y suficientemente flexible, aunque la gente sea dispuesta a cambiarse de localidad por el trabajo, no podrá por la acla que es actualmente la vivienda habitual en propiedad. Habría que dejar de poner tanta importancia cultural en la compra de una casa y como sociedad aportar más facilidades para las viviendas en alquiler.

Manuel Bermejo 20 noviembre 2012 - 14:36

Desde luego parece que entornos más flexibles a todos los niveles paracen más adecuados en esta sociedad del cambio que nos tocó vivir. María gracias por tu punto de vista que nos amplia la visión del asunto.

ivan 21 noviembre 2012 - 09:55

La “movilidad geográfica”, es un invento liberal. Lo necesitan porque sin ella sus teorías del ciclo se vienen abajo. Pero pretender que la población mundial, o una parte mayoritaria de ella pueda desplazarse de un punto a otro del globo, en función de donde pueda ser necesaria, es una teoría que raya en el delirio.
Además, de hacerse realidad aún en un pequeño porcentaje, no causaría más que masificación, contaminación y alienación del ser humano. ¿De verdad queremos convertir el planeta en un conjunto de macro-metrópolis rodeados de la nada?.
El espíritu emprendedor es el arma contra ésos disparates. Y en un mundo globalizado, en la era de las comunicaciones, ya no es necesario que éstas se localicen en los grandes centros económicos.
¿Se puede aprender el espíritu emprendedor? ¿se puede enseñar?¿Para cuando una ofensiva formativa?¿Para cuándo MBA`s para no universitarios?. Como muy bien señala el sr. Bermejo, ahora que termina la era del trabajo estable y seguro ¿qué mejor momento?.

manuel bermejo 21 noviembre 2012 - 16:11

Ivna, creo que todos tenemos nuestro lado emprendedor. Es cuestión de sacarlo. Respecto a la formación creo que hay en España una oferta formativa muy amplia, incluido para no personas sin titulación. El propio IE ofrece ciertos programas donde pueden ser admitidos candidatos que suplen con la adecuada experiencia la ausencia de titulación superior

Ruth 23 noviembre 2012 - 01:39

Querido Manuel,
En primer lugar, gracias por exponer mi situación (y creo que la de muchos otros que actualmente como yo sufrimos en nuestro entorno mas cercano) .
Comparto contigo, que esa falta de espíritu emprendedor, empieza por la educación que recibimos, tanto fuera como dentro de nuestro entorno familiar.
Pongo como ejemplo mi caso. Cuando llegó el momento de empezar una carrera universitaria, realmente estaba muy perdida, pues no sabía qué estudiar y como lo aplicaría en mi vida laboral. Me gustaban muchas asignaturas, así que la decisión era todavía mas difícil de tomar. Al final seguí los consejos de mi padre, de lo cual no me arrepiento . Me dijo: “Ruth si te gustan las matemáticas y la física, una buena opción sería estudiar informática. Esto te ayudará a conseguir un buen trabajo en el departamento de informática de cualquier compañía, porque hay mucha demanda” “Recuerda siempre que lo que estudies y hagas te tiene que gustar mucho, porque entonces lo harás con pasión y triunfarás”
Y así lo hice, ¿pero qué pasó? Que a los 6 meses me dí cuenta que realmente no quería verme como informática el resto de mi vida, y cambié a exactas que me encantaban.
¿Qué quiero decir con esto? Que el sistema educativo español (por lo menos el de mi época) y me refiero a la educación obligatoria y secundaria, no había ni una sola asignatura que fomentara el emprendimiento o al menos te dieran algún tipo de conocimiento, para que cuando llegue la hora de elegir tu camino, sepas hacia donde ir.
Personalmente creo que ahí es donde empiezan los cimientos, en la educación. Somos un país que en general, estamos educados para seguir siempre los mismos patrones. Es decir, formarte con una educación universitaria, y aplicar a una buena empresa o hacer oposiciones… Pienso que para algunos, sí es una buena opción, pero para otros (como es mi caso), esto es solo una fase de tu vida profesional, pero no la única. Creo que llega un momento en la vida, probablemente porque estoy en la cuarentena, que te planteas que necesitas tener tu propio proyecto. Tener retos totalmente nuevos, salir de ese área de confort y seguridad que ya no te aporta nada y que te limita a seguir creciendo como persona. Esto lo estuve meditando durante unos años, pues era una decisión dificil de tomar. Ese último empujón fue gracias al programa LiderA. Una pregunta clave fue: ¿Dónde te ves tu cuando tengas 50 años? Y desde luego no en una multinacional. Creo que al igual que creamos estrategias, misiones, objetivos cuando uno trabaja por cuenta ajena, hay que hacer ese mismo ejercicio para nuestra vida en general donde tanto la vida personal como profesional estén incluídas. Desde luego yo ahora soy mucho mas feliz! Perdonar si me he enrollado mucho, pero es la primera vez que escribo en un blog. Otra experiencia! 🙂

ivan 23 noviembre 2012 - 09:38

Es cierto que en España hay abundantes programas formativos, pero ¿Cuánta gente puede permitírselo?. Me gustaría recordar que, según OCDE, el salario REAL en España NO HA CRECIDO NADA en los últimos 15 años.
Por otra parte, si para participar en los programas formativos has de tener experiencia previa, daremos formación técnica exclusivamente. La inciativa emprendedora hay que llevarla ya puesta ¿no? ;D.

manuel bermejo 23 noviembre 2012 - 13:36

Ruth, magnífica experiencia la que nos compartes

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar