- Family Business - http://family-business.blogs.ie.edu -

SI GRIFOLS HUBIESE NACIDO EN ALEMANIA SERIA MAYOR QUE PFIZER

Queridos emprendedores,
¿Te imaginas a Tito Vilanova ejerciendo su tarea de entrenar al Barça haciéndole la puñeta día tras día a Messi? ¿O a los responsables de la escudería  Red Bull haciendo la vida imposible a Vettel? …. ¿O a tí mismo, poniendo continuamente palos en la rueda de la gente más valiosa de tu equipo? Sería impensable, ¿no? La gestores sensatos tratan de cuidar, sin dejar de exigir, a quien más valor aporta.
Pues bien, en un país, y más en un país con un terrible problema de desempleo, a quien hay que cuidar es a los empresarios. Porque los empresarios son los que crean empleo.
Por eso, resultan demoledoras las recientes declaraciones de Victor Grifols, Presidente de Laboratorios Grifols. Ahí van estas perlas de un representante de la sociedad civil que se expresa con libertad, cosa muy de agradecer:
“No invertiré ni un euro más en Cataluña ni en España mientras las cosas no cambien”
“Haber surgido en España es una desventaja competitiva”
“No podemos depender de un país en el que el Gobierno fija precios y luego no paga”
“Los sindicatos no saben qué hacen y la autonomías son accesorios que molestan”
Acabando por el contundente titular de este post: Grifols sería mayor que su gran rival Pfizer de haber nacido en Alemania. El asunto es particularmente preocupante porque Grifols representa ese paradigma de lo que debiera ser nuestro tejido industrial. Una empresa familiar con sólidos valores, que dedica importantes esfuerzos a I+D y con una gran proyección internacional. Compañías como Grifols, y otras que comparten esas mismas características que acabo de señalar, son las que pueden crear sociedades con capacidad sostenible de generar riqueza, empleo y bienestar.
Y, por cierto, la comparación es con Alemania donde hay estado del bienestar, sindicatos, una administración descentralizada, mejores salarios que en España y muchas más empresas líderes…. Es decir, no se está pidiendo volver al siglo XIX donde aún están anclados muchos de nuestros políticos, sindicatos, asociaciones empresariales y otras instituciones de nuestra querida España. Hoy el reto es crear sociedades capaces de ser competitivas en el mundo global. Si no somos competitivos como país no podremos ni generar empleo ni mantener los estándares de vida que nos hemos dado. Hay que cambiar mentalidades y alejarse de postulados partidistas rancios e inamovibles que no aportan ningún valor.
Por favor, que se tomen muy en cuenta estas maneras de pensar de quienes debieran ser tratados como merecen. Porque son nuestros “Messis”, nuestros “Vettels”.
Tratad de ser muy felices y espero vuestros comentarios