26
Mar

Queridos emprendedores,
Acabo de asistir en este trimestre a diferentes reuniones de consejo de compañías en España con las que tengo algún vinculo a nivel de gobierno corporativo, generalmente empresas familiares de tamaño medio. En general, son compañías que están desenvolviéndose con desempeños muy positivos, incluso en estos últimos cuatro años de un entorno macro durísimo.
Sin ánimo por supuesto de desvelar ninguna información confidencial, quisiera compartir algunas prácticas comunes de estas empresas que crecen con, y pese, a la crisis. Son organizaciones que cuentan con importante liderazgo emprendedor y, por tanto, se gestionan con valores y cultura emprendedora.
Esta actitud las convierte en compañías 4I, pues son dirigidas desde cuatro ejes estratégicos que comienzan por la palabra I:

– Inteligencia de mercado, para saber leer correctamente los movimientos evolutivos de sus industrias y adaptarse con propuestas de valor muy en consonancia con los avances percibidos

– Innovación: llevan en sus genes la capacidad para pensar fuera de la caja, romper tabúes o paradigmas que se revelan obsoletos. Trabajan de manera innovadora a nivel de procesos o productos siempre con la mirada puesta en mejorar el valor agregado de lo que proponen a sus clientes. También, y en otro orden de cosas, el carácter innovador aplica a la gestión de personas y estas empresas 4I están convencidas que a mas talento, mas competitivas son.

– I+D: las organizaciones 4I sienten que están disputando una maratón y no una carrera de 100 m lisos. Con visión de largo plazo entienden que deben invertir importantes recursos para dotarse de tecnologías o productos propietarios. Porque cuando estos esfuerzos se hacen con orientación a cliente las ventajas competitivas que se derivan son muy potentes

– Internacionalización: las empresas 4I están convencidas que la globalización ofrece indudables oportunidades y piensan estratégicamente como capturarlas. Estoy pensando en acciones multinivel. Por supuesto, desde el punto de vista de desarrollo de negocio ahondar en actividades de internacionalización. Pero también visión global para captar talento que, desde la diversidad, aporta grandes y nuevas competencias y capacidades a su empresa. O, por supuesto, la oportunidad de armar la cadena de valor de la organización con perspectiva global.

En definitiva, podemos aprender una lección sugerente. Con independencia de lo macro, desde lo micro hay vida, hay muchas cosas por hacer y muchas nuevas oportunidades a las que lanzarse. El nombre del juego es trabajar, más que nunca y de forma diferente a como se hacía hace apenas un lustro. Porque ahora, desdiciendo al incomparable Gardel, 20 años es muchísimo, y cinco, también. Los efectos de esta sociedad del cambio que nos toco transitar.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

Comentarios

Clarissa 17 julio 2015 - 01:17

Se debe de apoyar la innovación en nuevas tecnologías.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar