4
Abr

GOBIERNO CORPORATIVO

Escrito el 4 abril 2013 por Manuel Bermejo en EMPRENDEDURISMO, ENTORNO

Queridos emprendedores,
El Gobierno Corporativo puede ser entendido como un intangible, por tanto algo que se aleja de las urgencias de la empresa y, por tanto, prescindible. Error, a mi juicio.
Mi opinión es que cualquier organización, sea empresa familiar, pyme o emprendimiento joven, debe dotarse de un eficaz Organo de Gobierno. En mi particular concepción de las organizaciones de hoy, el Gobierno Corporativo es, sobre todo, la atalaya de reflexión estratégica que debe presidir cualquier empresa, con independencia de su tamaño, sector o procedencia. En suma, el Gobierno Corporativo, para quienes me han seguido más asiduamente, es la apoteosis del “momento napoleónico” de cualquier compañía. Esto es, el espacio desde donde las empresas hacen residir la capacidad de diseñar su estrategia y el control de su ejecución.
Contar con un sistema de Gobierno Corporativo contribuye a una gestión más institucional de la empresa, lo cual agrega credibilidad. Desde la credibilidad es más sencillo atraer talento, captar inversores o abordar con éxito expansiones internacionales. Estoy citando a sabiendas retos estratégicos en los que están actualmente inmersos muchas pymes, empresas familiares o emprendedores.
Todo emprendedor o familia empresaria debe reservarse en su agenda un hueco para atender este tipo de cuestiones: diseñar planes estratégicos, marcar objetivos, asegurar que la compañía cuenta con los recursos críticos, establecer métricas y responsabilidades, anaizar el entorno y advertir cambios sustanciales, ampliar el perímetro de visión estratégica, controlar la ejecución de los planes y tomar en su caso acciones correctoras,….
El Gobierno Corporativo ayuda a gestionar desde el rigor, crea cultura de mérito y abunda en la profesionalidad. Cuestiones todas ellas críticas para consolidar y hacer crecer proyectos empresariales en los complejos escenarios que nos toca transitar.
Mi experiencia como acompañante de muchas compañías en estos procesos es que la contribución de consejeros independientes es de extraordinario valor añadido para aquellas organizaciones que tienen a bien una gestión más institucional. Y, como en tantos ámbitos de la vida, son procesos donde se debe empezar de manera paulatina, aprendiendo y adoptando aquellas fórmulas y herramientas que mejor se vayan adecuando a la particularidad de cada caso. Carece, a mi juicio, de sentido tratar desde el comienzo de incorporar todas las prácticas propias del Gobierno Corporativo de empresas cotizadas. Esperemos a ir entrenando y consolidando avances.
En suma, si en mi anterior post te hablaba de empresas 4I (Inteligencia, Innovación, I+D, Internacionalización) como aquellas que crecen incluso en la crisis, bien podríamos incorporar una quinta I, de institucionalización, para rematar el concepto de empresas bien armadas para ganar terreno pese a las dificultades del entorno. Serán las empresas, 5I, las que hacen una decidida apuesta por el Gobierno Corporativo.
Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar