18
Abr

CONSTRUYENDO EQUIPOS

Escrito el 18 abril 2013 por Manuel Bermejo en LIDERAZGO

Queridos emprendedores,

La Gente Emprendedora de Calidad (GEGQ) está convencida de que un proyecto ganador se vertebra aglutinando todas las capacidades que se demandan para llevarlo a la práctica con éxito. Algunas desde luego las aporta el líder, o el equipo líder, pero seguramente otras haya que buscarlas fuera. Es clave construir equipos. Un nuevo proyecto, una pyme familiar que quiera crecer, obligatoriamente tiene que dotarse de equipos eficientes. Me consta la dificultad del proceso, pero hay que romper paradigmas y apostar fuerte por estos modelos colaborativos.

La sociedad del cambio demanda tantas y tan sofisticadas competencias que muchas veces exceden las que poseen los promotores. Por muy competentes y laboriosos que sean. Razón por la que si analizas fenómenos emprendedores de éxito, siempre cuentan como factor común la atracción de tanto talento como sea necesario. Es obvio, que la tipología de talento que puede requerir un start up en internet puede ser muy diferente de la requerida para expandir mediante franquicias un negocio maduro de restauración fast food. Pero en todos los casos el nombre del juego es sumar talento. A más talento, más competitiva es nuestra empresa. Lo que tengo cada día más claro, y por eso te lo quiero referir con el mayor énfasis, es que la GEGQ no desarrolla esta tarea de construcción de equipos desde la frialdad de una recomendación de manual. Lo hacen porque tienen el firme convencimiento de que deben rodearse de gente capaz. De gente brillante. No pasa nada porque sean hasta más brillantes que uno mismo. Y saben también que, por encima de modas y planteamientos políticamente correctos, la diversidad es un gran activo en la formación de equipos. Más aún si aspiras a competir en la era de la globalización. Diversidad no por la diversidad sino desde la profunda convicción de que supone enriquecer el proyecto y aportar mucho valor.

El comportamiento y actitudes que he visto en la GEGQ en relación a la gestión de personas es de una gran generosidad. Para crear ambientes sanos, inspiradores, retadores. Para sacar lo mejor de cada cual. Desde luego son maneras que están en las antípodas de tantas mezquindades que has podido observar si has estado en grandes corporaciones donde demasiadas veces y demasiada gente saca a relucir lo peor del ser humano en forma de envidias, recelos, politiqueos o egolatrías. Emprendedor, nada de ambientes podridos. Emprender y las organizaciones emprendedoras demandan otro estilo.

Déjame que te insista en la extraordinaria relevancia que supone contar con una guardia pretoriana que nos siga en nuestro proyecto emprendedor. Que comparta con nosotros los retos y dificultades de todo nuevo emprendimiento. Que aporten trabajo e inteligencia en sus ámbitos de especialidad. Que nos liberen tiempo para ejercer nuestro rol. Pero además para ayudarnos a construir los necesarios liderazgos fuertes que demanda toda organización. De modo que la GEGQ acaba convirtiéndose en líder de líderes facilitando que los mensajes permeen hacia abajo y lleguen a todos los rincones de la organización, por grande que ésta sea. No olvides que los cambios en las empresas para que tengan verdadero impacto deben ir de arriba hacia abajo. Lo contrario de las revoluciones en los países, que emanan de abajo hacia arriba. Porque no es frecuente que el mandatario de turno se haga a sí mismo el harakiri.

Una vez armado el equipo, la GEGQ se encarga de asegurar que existe el necesario alineamiento estratégico. El manido, pero tan vital, remar en la misma dirección. No hay otra fórmula de conseguirlo que con total convencimiento y con mucha comunicación, comunicación y comunicación. Las 4C críticas del alineamiento estratégico. Otro de los asuntos que debes poner en el saco de lo importante. Me encuentro a veces con emprendedores que me comentan que pierden mucho tiempo hablando con el equipo. ¿Perder tiempo? Nunca la comunicación con el equipo puede ser considerada una pérdida de tiempo, salvo que caigamos en las rutinas nada recomendables del “hablar por hablar”. Muchas de las cuestiones que tratamos con nuestros equipos exigen estrategia de lluvia fina. Convencer exige tiempo. De ese tiempo de especial calidad. Litros de saliva. Imponer es rápido pero de dudosa eficacia. Tanto, cuanto más competente es tu equipo de colaboradores.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar