8
May

Queridos emprendedores,
Siempre he recomendado a las empresas familiares que enfoquen su estrategia hacia el liderazgo, porque el liderazgo ofrece confort. Desde el liderazgo se facilitan las condiciones de competitividad.
Recientemente hemos conocido que el restaurante “El Celler de Can Roca” ha recibido el galardón de mejor restaurante del mundo por la prestigiosa revista “Restaurant”. Algo equivalente al Oscar de la gastronomía. Además, desde 2.009,  el establecimiento de los hermanos Roca cuenta con 3 estrellas Michelin.
“El Celler de Can Roca” es una empresa familiar soñada y gestionada por los hermanos Roca: Joan dirige la cocina, el mundo salado; Jordi coordina la repostería, el mundo dulce, y Josep, sumiller, gobierna el mundo líquido y dirige la sala. Como ellos mismos confiesan, su negocio es un sombrero de tres cabezas.
Cuando escuchas a los miembros de esta familia empresaria enseguida adviertes asuntos trascendentes que, sin duda,  han contribuido en el excepcional desempeño de su negocio y que deben servirnos de ejemplo y enseñanza a todos.
Para empezar destacaría la extraordinaria sencillez y humildad de estos personajes. Hay que tener mucha grandeza para asumir el éxito con tanta naturalidad y con ánimo de seguir avanzando y aprendiendo cada día. Enhorabuena!
También se advierte una mezcla que forma parte de las organizaciones, empresas o individuos que triunfan en el mundo actual: sólidos valores y continua innovación, la receta del éxito. Los hermanos Roca no dejan de mencionar siempre a sus ancestros, y principalmente a su madre, de la que destacan haberles inculcado principios como generosidad, esfuerzo, perseverancia, trabajo u hospitalidad. Por otro lado, estos artistas de la gastronomía destacan por su inmensa creatividad lo que les sitúa en la vanguardia de su industria.
Destaco también la inteligencia y altura de miras que demuestran para construir una organización en la que se busca la aportación de valor de los tres hermanos, en lugar de desgastarse en peleas absurdas, que surgen cuando priman las abyectas miserias humanas. Cuando se va acompañado en el camino se crean condiciones para llegar más lejos. En la distancia se encuentra el anhelo de la continuidad, tan intrínseco a la empresa familiar.
Por último, quiero realzar la visión de largo plazo. “Queremos que nuestro sueño dure”, se les escucha frecuentemente a los hermanos Roca en sus declaraciones públicas. Emprender es soñar. Y luego, ejecutar con precisión. Características inherentes al proyecto familiar de “El Celler de Can Roca”.
Y no quiero acabar este post sin destacar la enorme contribución de Gente Emprendedora, Gente de Calidad, como los hermanos Roca. Entre otras cuestiones, pongo en valor ahora su aportación a la economía y a la marca España. Turespaña cifra en el año 2.012 en 5,6 millones los extranjeros que llegaron a España motivados por su comida, lo que se valora en 6.393 millones de euros el pasado año. Unos datos extraordinarios.
Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

Comentarios

PIlar Ortega 20 mayo 2013 - 17:00

Mi más sincera enhorabuena por el éxito, es un buen premio al trabajo en equipo.

Sin duda creo que los hermanos Roca han encontrado su equilibrio.

“Estar en equilibrio no es ser mediocre o tibio, significa alcanzar el máximo potencial sin caer en los excesos que provocan la apatía o la pasión desmedida” (del libro Equilibrios de excelencia)

manuel bermejo 21 mayo 2013 - 07:55

Pilar, no puedo estar más de acuerdo…… Sin equilibrio qué difícil se hace todo. Gracias por esta excelente aportación!

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar