21
Sep

Queridos emprendedores,

Cuando hablo de Gente Emprendedora, Gente de Calidad (GEGQ) me refiero a la mayor parte de empresarios o emprendedores (ya he dado muchas veces mi opinión sobre ambos vocablos así que elige tú lector el que prefieras) con un comportamiento admirable. Claro que como en cualquier profesión habrá excepciones, cuyas malas prácticas no me duelen prendas en criticar con la mayor severidad. Pero la mayor parte de emprendedores que conozco son GEGQ. La GEGQ es, desde la pasión, pensamiento positivo. Orientación al logro. Afán de superación. Construcción de equipos alineados y motivados. Generación de atmósferas de alto rendimiento. Creación de tendencias. Observación de mercados para innovar atractivas propuestas de valor. No verás GEGQ desperdiciando su talento en asuntos que no aportan ningún valor. Por el contrario, hay situaciones en la vida de aquellas grandes corporaciones donde se ha perdido el sentido de la dueñez y la gestión por valores, que están en las antípodas de las lecciones aprendidas cuando observas los comportamientos de genuina GEGQ. Me refiero a comportamientos donde no cabe grandeza ni pasión. Si acaso, de las bajas.

Por ejemplo, no me imagino a GEGQ perdiendo el tiempo para hacer la pelota al jefe de turno a fin de cubrir ineficiencias flagrantes. Ni tratando de buscar mil argucias, esto es, pasando el marrón a cualquier colega, para justificar que no se cumplen los compromisos. Ni discutiendo si mi despacho tiene 1 metro cuadrado menos que el de otro directivo al que has convertido en tu rival. Ni mucho menos discutiendo porqué tu despacho tiene orientación norte, mientras que el rival se orienta al sur, o lo contrario, porque al final se trata de discutir por discutir. Ni apelando, para impedir avances, a conceptos tan vacuos como la canibalización, ese palabro que esconde estrategias miserables de la nada y que debiera ser desterrado para siempre del lenguaje emprendedor. Ni espiando para buscar información con la que tratar de desacreditar a un compañero, colaborador o jefe con el abyecto fin de salvar tu puesto a costa de lo que sea o de quien sea. Ni convirtiendo la organización en un sumatorio de silos donde cada cual trata de preservar sus secretos mejor guardados. Ni rodeándote de los más mediocres para resaltar tus presuntas virtudes. Ni haciendo la vida imposible a quien destaca creyendo que te va a hacer sombra, hasta hastiarle, provocando se largue como alma que lleva el diablo. Ni dificultando cuanto puedes la tarea de los jóvenes valores que se incorporan a la empresa, no vaya a ser que te acaben quitando el puesto. Ni apuntándote los tantos y méritos que no te corresponden. Ni deseando el fracaso del colega sobre el que asentar tu desarrollo profesional. Ni creando la cultura de la insana envidia. Nada de todo esto entra en el código genético de la gente emprendedora. Por eso la gente emprendedora es gente de calidad.

Por cierto, hablando de código genético. Si has tenido éxito como emprendedor es porque hay determinados asuntos que haces especialmente bien. Aunque sea de forma intuitiva. Dedica tiempo para identificar estas actividades claves de tu éxito, porque las hay, seguro. Así, llegarás a definir tus valores, tu código genético emprendedor. Aquello que quieres seguir haciendo de una determinada forma con carácter irrenunciable. Cuando los tengas definidos grábalos en piedra porque serán la base sobre la que seguir construyendo tus éxitos de futuro. Compártelos explícitamente, y con pasión, con tus equipos. Induce también a las nuevas personas que se incorporen a trabajar contigo a desarrollar sus tareas bajo esas premisas. Te estoy recomendando que gestiones por valores. Eso va a dar a tu proyecto, en primera instancia, un perfil muy singular, muy atractivo, muy potente. Al final del día, la gestión por valores es fuente de muy sólidas ventajas competitivas para tu negocio. Cualquier negocio sostenible, longevo, está anclado en valores muy arraigados.. Las instituciones, personas o empresas exitosas de cualquier tipo se caracterizan por mezclar sabiamente la tradición de los valores y la innovación para adaptarse a las evoluciones del entorno.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

Comentarios

[…] Queridos emprendedores, Cuando hablo de Gente Emprendedora, Gente de Calidad (GEGQ) me refiero a la mayor parte de empresarios o emprendedores (ya he dado  […]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar