14
Dic

Queridos emprendedores,
Siempre he sostenido la tesis que el protocolo de familia como herramienta asilada no me parece la pócima mágica para solucionar los profundos y complejos retos de la gestión de empresas familiares en su doble vertiente de familia y negocio. Sí me gusta el protocolo enmarcado dentro de un plan global de acción cuyo objetivo es crear las condiciones de sostenibilidad para el proyecto familiar entorno a una idea empresarial y unos valores compartidos. Y además me gusta porque su proceso de elaboración facilita un proceso de diálogo franco, abierto, constructivo, búsqueda de consensos y establecimiento claro de prioridades entre los miembros de una familia empresaria.
La semana pasada visitaba a una importante familia empresaria con la que colaboré unos años precisamente en esta labor de acompañamiento para organizar mejor los temas de familia y empresaria. Daba gusto comprobar que dicha familia compartía ya un proyecto empresarial claro, con una serie de valores muy interiorizados y con un horizonte de largo plazo que incluye algunos sacrificios a corto absolutamente asumidos por todos. Como consecuencia de esto la familia había definido que su papel ante todos los stakeholders debía ser ejemplar. Como ejemplo de esto se había revisado a fondo la política salarial para asegurar a todos, familiares ejecutivos incluidos, salarios de mercado y en consonancia con la equidad interna de la empresa apostando claramente por la cultura del mérito que es la que hace primar el talento y, en última instancia, la competitividad de la organización . Se ha llevado a cabo una reorganización de la estructura de la empresa para delimitar responsabilidades de forma muy directa en las diferentes unidades de negocio en las que están involucrados estableciendo criterios muy claros de métricas del éxito. Se ha dado forma a un consejo de familia y a un consejo de administración de la sociedad holding para separar claramente los asuntos de familia y empresa, y dedicar tiempo de calidad para abordar asuntos estratégicos, importantes aunque no necesariamente urgentes. Hay planes de sucesión claramente establecidos, con hitos y fechas que se están cumpliendo escrupulosamente. Los planes de internacionalización definidos en el plan estratégico vigente han permitido un mejor balance entre la actividad doméstica y la realizada en el exterior, que crece a buen ritmo cada año. El nivel de comunicación interno y la altura del debate ha crecido extraordinariamente lo que permite poner el foco claro en los asuntos estratégicos para la familia y el negocio y olvidar pasados esquemas en los que mucho se hablaba, poco se decidía y mucho menos se implantaba… Y además el negocio crece incluso liderando segmentos de mercado en los que se compiten con reputados productos de competidores multinacionales.
En estas circunstancias me gusta el protocolo familiar y es entonces cuando me reafirmo en que nada tan potente como una empresa familiares en la que se gestionan bien sus singularidades.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

 

Comentarios

sonsoles serrano 16 diciembre 2013 - 18:08

hola Manuel, buenas tardes, me gustaria contactar contigo porque estamos interesados en una formacion especifica para nuestra red. ¿Me podrias facilitar un email o telefono por favor?
muchas gracias. Sonsoles

manuel bermejo 17 diciembre 2013 - 15:43

Mi email es Manuel.bermejo@ie.edu
Saludos Sonsoles

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar