9
Feb

EDUCACION, PALANCA DE COMPETITIVIDAD (2)

Escrito el 9 febrero 2014 por Manuel Bermejo en Uncategorized

Queridos emprendedores,

Si estamos de acuerdo en que la educación es vital como palanca de competitividad, vamos a pensar un una nueva educación

Para empezar, y teniendo en cuenta el objeto de este blog: ¿Por qué no incluir la gestión emprendedora en los planes de estudios de colegios y universidades? La educación ayuda a crear una sociedad más emprendedora, en la que habrá más oportunidades y, por tanto, será más libre y mejor. He vivido en primera persona el efecto benéfico que supone incorporar al curriculum académico de programas de postgrado cursos de creación de empresas. Fui el primer Director del MBA del IE que decidió dotar al programa de un módulo obligatorio de gestión emprendedora justo al inicio del Máster. El porcentaje de graduados del IE que hoy desarrollan una actividad emprendedora es enorme. Inocular la semilla emprendedora despierta vocaciones emprendedoras. La experiencia y know-how en esta materia de las escuelas de negocios es muy notable y podría ser aprovechada para su inclusión en todas las etapas formativas. Es muy precisa una educación que desde la infancia hasta el final del ciclo colabore a desarrollar capacidades como la creatividad, la innovación, el pensamiento crítico y la detección de oportunidades, un pensamiento transversal que permita integrar conocimientos tal como se demanda para ser líderes emprendedores. O la potenciación de habilidades interpersonales que van a formar parte de la actividad cotidiana del emprendedor. Una educación en la que alguien te diga de vez en cuando que lo que estás aprendiendo puede servirte para emprender tu propio negocio o hacer crecer el negocio de tu familia si es que existe o el negocio en el que trabajes por cuenta ajena . Y una educación que también destaque la trascendente contribución que los emprendedores juegan en las modernas sociedades. Nuestros hijos tienen que tener referentes de emprendedores, sociales y empresariales, y no sólo idolatrar a Messi o Beyoncé. Sólo así tendremos más actitudes emprendedoras de las que tan necesitados estamos. A través de la educación tenemos que hacer entender que el papel de los emprendedores en la sociedad global que nos toca vivir es fundamental si queremos tener un entorno sostenible en términos de empleo, riqueza y bienestar.

Otra perspectiva. Las fábricas, las empresas, cada vez van a estar más automatizadas. Con luces cortas podemos pensar que eso penaliza al empleo pero con mirada larga debemos contemplar una oportunidad para generar empleos de más calidad y valor añadido. Ese es el
reto de los países con ambición ganadora en la sociedad del cambio. Claro que sin hacer evolucionar la educación esto resultará imposible

Y una última. Se sigue enseñando demasiadas veces con herramientas y mentalidad del siglo pasado. Se enseñan cosas que hoy ya no son de ninguna utilidad. Estamos en la era de las tecnologías. Habrá que enseñar en entornos tecnológicos avanzados y habrá que enseñar las habilidades propias de esos entornos. Muchos de los trabajos que existirán dentro de cinco o diez años estarán basados en tecnologías que hoy no existen. Los planes de estudio deben construirse también con el aporte de empresas que tengan esa visión de futuro.
Insisto, la EDUCACION debe ser auténtica cuestión de Estado. Los países que entiendan esto van a tener mucho ganado. El nombre del juego en el mundo global es competitividad. Y, definitivamente, la EDUCACION es palanca básica de la competitividad.
Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

Comentarios

David Pérez-Aradros 11 febrero 2014 - 10:42

Totalmente de acuerdo contigo, Manuel.
No podemos tener un sistema decimonónico en el que los profesores del siglo XX “forman” a alumnos del siglo XXI. Y digo “forman” entre comillas porque la realidad es que no están formando a alumnos para integrarlos en la sociedad actual.
Pongo un ejemplo. En la secundaria tienen una asignatura que se llama “TECNOLOGÍA”. Pues bien, el trabajo estrella de 2º de la ESO en Tecnología es construir un ascensor de marquetería y ponerle un motorcillo para que suba y baje (sic..) La asignatura se debería llamar “PALEOTECNOLOGÍA”
Más ejemplos: en dibujo de primero de la ESO el objetivo es que los alumnos aprendan a utilizar un compás y un cartabón igual que hacía por ejemplo Arquímedes hace 2500 años, obviando que existen programas informáticos de diseño y que introduciendo una sencilla fórmula te dibujan lo que quieras sin error alguno.
Por tanto, la formación actual sirve únicamente para que los que aprueban cuarto de la ESO, el bachiller, o incluso la universidad con alguno de sus “cutremasters” tengan un título que acredita que han estado perdiendo el tiempo hasta los 16 años, 18 o 24 años respectivamente. Y es a partir de ahí cuando deben intentar buscar una formación que encaje con lo que las empresas están demandando.
El tema es complejo porque falla en todos los agentes implicados: los políticos y sus leyes inservibles; los profesores sobrepasados por la situación, incapaces de dar respuesta a los alumnos que ven el instituto o la universidad como un mero trámite para conseguir un título porque los contenidos que estudian están disociados de la vida cotidiana.
Solución: 1ª fase: retirar las competencias en educación a las comunidades autónomas para tener un único plan educativo. Una formación global no puede circunscribirse a un entorno tan pequeño como una comunidad autónoma.
2ª fase: Trabajar en tres círculos. a) La persona y potenciación de valores como la independencia y creación de su propio medio de vida. b) Necesidades del entorno y c) necesidades a nivel global/planetario, para lo que hace falta que altos funcionarios del Ministerio de Educación emitan un informe evaluando las necesidades de los agentes sociales económicos cercanos (España) y detección de necesidades globales (Europa y resto del mundo).
3ª fase: adaptar los planes de estudio a esas necesidades dentro del Plan Bolonia tanto en humanidades como en ciencias haciéndolo de forma tan flexible, que cada centro pueda casi casi establecer un plan de estudios propios sin salirse del Plan Bolonia, para que se introduzca realmente el criterio de competitividad entre los centros para atraer alumnado haciendo
4ª fase: formar al profesorado en periodo de vacaciones escolares. Los alumnos son los que tienen 4 meses de vacaciones al año. Los profesores deberían tener 1 mes como todo el mundo, y en esos otros 3 meses no lectivos deberían formarse obligatoriamente.
Problema: queremos que el “emprendimiento” llegue a la enseñanza, pero precisamente los profesores están en las antípodas del emprendimiento. El profesor emprendedor es una “rara avis” en este mundo. No se puede generalizar, pero normalmente funcionario y empresario son antónimos. Mis amigos profesores no han pisado la calle en su vida. Desconocen cómo funciona una empresa y para ellos el modelo 036 de Hacienda sencillamente es una entelequia. Y hay muchos ejemplos: profesores de derecho mercantil que hablan de los contratos como un compartimento estanco; profesores de derecho tributario que supieron realmente lo que era una base imponible cuando les tocó por fin hacer su propia declaración de la renta por su sueldo de “maestros” y así un largo etc…
Mi opinión es que sobra teoría y falta preparación.

Elisa Martínez de Miguel 27 marzo 2014 - 15:17

Esta disusión es interesante, desde luego el problema está en la raíz, en los cursos de primaria y seundaria. En los últimos años hemos visto desaparecer de nuestra socieda una serie de principios que conformaban la enseñanza, en cuanto a fomento de las capacidades para el desarrollo y adquisición de nuevos conocimientos, principios que han de regir la conducta de todos aquellos que son protagonistas de un proceso educativo: esfuerzo, sacrificio, emulación, competitividad, y selección. Debemos aclarar a nuestros hijos que aprender es una opción que exige esfuerzo y sacrificio, pero que dedicar parte de su tiempo al esfuerzo de aprender, merece la pena.
Los docentes han de tener la garantía de que disponen de la autoridad y el absoluto respaldo de la sociedad y de la normativa penal, para establecer orden en las aulas y en los centros de enseñanza, y la seguridad de que cualquier agresión a su persona, será duramente castigada.
Cuando escuchamos con estupor al político de turno decir que la actual situación de los estudiantes es que “progresan adecuadamente”, yo me pregunto, si ¿pero hacia donde?

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar