1
May

Queridos emprendedores,
Cuando se habla de gobierno corporativo usualmente se piensa en grandes corporaciones cotizadas y el énfasis se pone en cuestiones como la trasparencia en la información y la protección de los intereses de los accionistas, por muy minoritarios que estos sean, y en sus actualizaciones recientes del conjunto de stakeholders. No olvidemos que cobra fuerza la idea de Creación de Valor Compartido de la que hablamos en el último post.
Cuando se revisa los códigos de buen gobierno con toda honestidad debo decir que son de complejo cumplimiento y excesivamente onerosos para la inmensa mayoría de las empresas familiares.
Dicho lo cual, defiendo hasta con vehemencia la conveniencia de establecer eficientes gobiernos corporativos en la empresa familiar. En definitiva abogo porque las empresas familiares establezcan sus espacios de reflexión estratégica para, en primer lugar, obtener ventajas competitivas de las singularidades que tienen este tipo de organizaciones y, en segundas instancia, prepararse para competir en mercados que distan mucho de ser los que se vivían cuando fueron fundadas.
Con este propósito, y en base a mi experiencia en esta materia de largos años, sugeriría que las empresas familiares abordasen la creación o perfeccionamiento de su gobierno corporativo siguiendo estos seis pasos:
1.- ENTENDER EL CONTEXTO, vivimos en una sociedad en cambio fuertemente impactada por la globalización y el desarrollo de las tecnologías de la información. La velocidad en la toma de decisiones es clave, como también lo es por ejemplo el talento en una sociedad del conocimiento o la capacidad de adaptación en un mundo muy dinámico donde, por ejemplo, surgen modelos de negocios muy disruptivos que alteran radicalmente las reglas de juego se las industrias en las que irrumpen. Aferrarse a modelos, estilos, estrategias, incluso exitosas en el pasado, puede ser un grave error. Cada líder de una empresa familiar debe tener vocación de adaptarse al tiempo que le toca vivir. Este tipo de retos a los que me estoy refiriendo debieran ser objeto de reflexión en el ámbito del gobierno corporativo de toda empresa familiar

2.- ABORDAR LAS SINGULARIDADES, más allá de sus peculiaridades propias, que también han de tenerse en consideración, la empresa familiar por lo general acaba desarrollando singularidades por su propio carácter familiar. Sin ánimo de ser exhaustivo señalo algunas de las más frecuentes:
– Mezcla de roles, tanto familiares como en el gobierno o la dirección de la empresa.
– Intereses enfrentados, muchas veces con toda la legitimidad, como, por ejemplo, los que puedan defender miembros de la familia que trabajan en la compañía frente a quienes son simplemente accionistas
-Ausencia de rigor, primado el carácter informal propio de los inicios cuando familia y negocio eran pequeños y se podían gobernar desde la mesa camilla del hogar familiar
-Déficit en comunicación, esto es especialmente acusado en países de influencia cultural latina donde muchas veces los problemas no se abordan para no generar tensiones.
Un objetivo innegociable del gobierno de la empresa familiar es tratar a fondo todas estas singularidades con un espíritu franco y constructivo. Las familias empresarias que enfrentan estos procesos con altura de miras, generosidad y lealtad tienen mucho ganado.

3.- APOYARSE EN EL MODELO DE LA DOBLE DERIVADA, como ya expuse varias veces en el blog la empresa familiar debe hacer el ejercicio continuo de balancear intereses familiares y empresariales. Por eso sugiero un modelo de doble derivada con el objetivo de, en primer lugar, definir cómo se van a manejar las singularidades familiares y, en segundo, abordar una estrategia de negocio consensuada y apoyada por la familia.
Desde el gobierno corporativo se debe poner especial énfasis respecto a este nivel en cuestiones como las siguientes:
– Las familias empresarias con modelos sostenibles entienden que una empresa familiar es un proyecto compartido y gestionado en base a unos valores también compartidos
– No hay nada tan potente como una empresa familiar que gestiona bien sus singularidades
– La continuidad de la empresa familiar pasa por gestionar sabiamente el binomio que conforman los valores tradicionales con la capacidad de innovar para adaptarse al entorno

4.- GESTIONAR LOS RETOS DE FAMILIA, aunque cada familia es un mundo como tantas veces se dice, suele coincidir que a este nivel la mayor parte de las familias persiguen la cohesión familiar. Para alcanzar tan elevado propósito el gobierno corporativo debe forzar soluciones que pasan por el establecimiento de un plan estratégico de familia y por la creación de órganos de gobierno específicos que velen por su cumplimiento y evolución para atender nuevas realidades que surgen con el paso del tiempo. Sin olvidar, por supuesto pues al fin y al cabo hablamos de personas, contar con los correspondientes líderes de familia. Suelo repetir que en una empresa familiar tan importante o más que el country manager en México o el director de operaciones es el líder o líderes familiares. La cohesión familiar demanda líderes, tiempo y recursos.

5.- GESTIONAR LOS RETOS DE NEGOCIO, también aquí la casuística es muy amplia pero diría que los desafíos más comunes con los que me topo en mi relación con empresas familiares son tres: crecimiento, rentabilidad y adaptación al entorno. De nuevo, desde el gobierno corporativo se debe asegurar que existan planes estratégicos de negocio, que marquen métricas y los recursos necesarios para alcanzarlas así como órganos de gobierno que marquen las directrices estratégicas y controlen la ejecución de los planes. Y, desde luego, sitúo como reto absolutamente prioritario, que en todo momento el primer ejecutivo responda al perfil de líder emprendedor.

6.-LA AYUDA EXTERNA, las familias empresarias pueden ser muy expertas en muchos ámbitos pero no lo han de ser necesariamente en gobierno corporativo. En esos casos, nada como acudir a ayuda de externos.
Mi experiencia ayudando en el gobierno corporativo de empresas familiares es que estos procesos han de ser implementados paso a paso. De no atender a estas cuestiones a querer contar con los sistemas propios de una empresa cotizada, media un abismo.
En todo caso, siempre es bueno contar con expertos que aporten valor en esta tarea absolutamente trascedente para que las empresas familiares puedan alcanzar sus sueños de cohesión familiar y crecimiento empresarial.
Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

Comentarios

Eva Garavilla Fábrega 9 mayo 2014 - 11:50

Querido Manuel, como siempre interesante post que nos recuerda ,a los que en Empresa Familiar nos desenvolvemos, cuáles son las claves del éxito y nos infundes confianza en el doble reto. Permíteme compartir la reflexión a la que me llevas: Paciencia, generosidad y capacidad de trabajo, deben formar parte también del Gobierno de la EF; sus retos son de largo recorrido y como “padre de familia” debería dar ejemplo incluyendo en sus quehaceres un “autocontrol” que permita analizar eficazmente y sin conflictos, la funcionalidad y capacidad del propio Gobierno. ¿Cuántas veces parece que una EF tiene el Gobierno perfectamente definido y resulta que todos sus miembros piensan que es inoperativo pero nadie se atreve a decirlo, por miedo al conflicto o por la preocupación de que ” más vale malo conocido….”?, mejor poderlo reflexionar antes de que el propio Mercado te obligue a hacerlo.
Un saludo, Eva.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar