4
Jun

CUANDO FALLA LA COMUNICACION

Escrito el 4 junio 2014 por Manuel Bermejo en RETOS DE NEGOCIO DE LA EMPRESA FAMILIAR

Queridos emprendedores y familias empresarias,
Una de las singularidades más comunes que he observado en muchas empresas familiares latinas es la ausencia de comunicación y, por añadidura, de estrategia de comunicación. Lo digo en sentido muy amplio. Falla la comunicación interna y también la externa.
Para que haya una buena comunicación interna lo primero que tiene que haber es relato atractivo. Si no tenemos un plan de futuro solido y retador nos vamos a deslizar por los territorios nada recomendables del “hablar por hablar“. Estrategia de comunicación nada recomendable.
Sin un plan de referencia es imposible alinear intereses y motivar a la gente. La alta dirección de las compañías debe, como prioridad, encargarse de tener un equipo motivado en torno a un proyecto y unos valores.
Insisto, si se falla por la raíz, ni hay comunicación ni hay una estrategia que compartir, se crea un ambiente donde prima la incertidumbre y se resiente el compromiso. Malo porque las empresas somos personas.
De igual modo mucha empresa familiar ha decidido una estrategia de NO COMUNICACION. Muchas veces confundiendo comunicación con presunción o altanería. Olvidan además quienes así piensan que hoy internet facilita la transparencia sobre personas y empresas. De modo que si tu no comunicas la gente acaba comunicando por ti y, entonces, agárrate y tiembla. No parece nada recomendable socializar de ese modo tu estrategia de comunicación.
Como repetí ya alguna vez parafraseando a Rockefeller, reputación es hacer las cosas bien y que se sepa. Para eso existe la comunicación, para trabajar intangibles que aportan gran valor como la reputación. Si esto nos falla, y apelo de nuevo a las personas como motor de las organizaciones, la capacidad de atraer y consolidar talento se nos va a resentir.
Claro que la comunicación externa también demanda tener claro el proyecto y los valores que hemos definido y que forman parte del adn corporativo.
En suma, sin estrategia no hay rumbo ni alineamiento estratégico ni se puede hacer comunicación.
Se empieza fallando por la comunicación y se acaba resintiendo la cuenta de resultados.

Hasta pronto y no olvidéis ser muy felices, lo más importante para vosotros y quienes os rodean

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar