22
Jul

CUESTION DE GENES

Escrito el 22 julio 2014 por Manuel Bermejo en EMPRENDEDURISMO

Queridos emprendedores,

Quiero hoy buscar una vez más el parangón entre el mundo tan visual del deporte con la gestión empresarial. Usaré con tal fin el gran espectáculo del Mundial de Futbol.

Por un momento, en el Campeonato de Brasil 2014 pareció que podría haber una especie de sublevación de.las selecciones no habituales. Hasta el punto que se podía llegar a especular con un equipo neófito como campeón mundial. Pero al final han ido cayendo como fruta madura los Colombia, Bélgica, Chile, Costa Rica, México, USA, Argelia, Nigeria,…. Equipos que han practicado muchas veces un buen fútbol pero un punto de mala suerte, otro de actuaciones arbitrales, algunos fallos propios en momentos claves….. El caso es que llegada la fase decisiva de las semifinales nos encontramos con cuatro clásicos de las últimas décadas: Brasil y Alemania, que ya jugaron la final del Mundial de Corea resuelta con dos goles de un Ronaldo de peinado singularísimo aquel día y, por otro lado, Argentina y Holanda que se vieron las caras para dilucidar el campeonato del 78 en el Monumental de River, donde brilló otro gran goleador, “Matador” Kempes. Un Mundial del 78 aprovechado por la dictadura argentina en otro caso clásico de uso del deporte con oscuros fines.

Como dijo el mítico delantero inglés Gary Lineker, con habitual flema británica, el fútbol es un deporte de 11 contra 11 que siempre gana Alemania. Como ocurrió. Un punto exagerado pero si no es Alemania, es Brasil o Argentina, o Italia, Holanda, o Uruguay …. El peso del escudo o de la camiseta al que se alude tantas veces como tópico en las retransmisiones deportivas. Pero como todo tópico esta manida frase esconde una realidad. Hay equipos con un gen competitivo que les empuja a dar un punto más en los momentos decisivos. Apenas roto por equipos de talento descomunal que se asoman de vez en cuando a la aristocracia del fútbol, como hizo en los últimos campeonatos la selección española.

De la misma manera que existe en deporte el gen competitivo hay en ciertas familias el gen emprendedor. En el ámbito de las familias empresarias hay mayores vocaciones empresariales de la media. Es cuestión de contar con buenos maestros y maestras, buenas historias en las que inspirarse, know-how y experiencia para desarrollar proyectos, inspiración para superar adversidades, motivación por igualar e incluso superar la obra de los antecesores, acceso a veces privilegiado a fuentes de financiación,….

Una familia empresaria acostumbra a ser un ecosistema emprendedor. Ecosistema que hay que proteger como ocurre con los espacios con especies en peligro de extinción. El primer nivel de protección es obligado que por cuestión de responsabilidad lo aporte la propia familia. Cuidando de su negocio, gestionándolo con responsabilidad, y procurando una buena educación para las generaciones siguientes. He defendido siempre la relevancia de cuidar la formación emprendedora para miembros de familias empresarias. Porque pienso que el talento emprendedor de las familias debe ayudar a consolidar los proyectos empresariales de las familias. Aunque sea con nuevos negocios. Porque soy de los que pienso que en las empresas familiares 2.0. debe haber un espíritu abierto que permita crear nuevos proyectos más allá del fundacional.

El segundo nivel de protección debe corresponder al conjunto de la sociedad y a los gobernantes. La sociedad debe mirar con complicidad estos ecosistemas emprendedores porque de ellos emanan oportunidades de empleo y desarrollo para el conjunto de la sociedad. Los gobernantes, y especialmente los hacendistas, deben entender que estos ecosistemas demandan una visión más amplia que simplemente un caladero de impuestos. Quede claro que cuando demando un apoyo ciego y acrítico a las familias emprendedoras. Hay que demandar comportamientos éticos y responsables, como no podía ser menos.

Igual que la innovación cada vez va más ligada a ecosistemas locales, piénsese en Finalindia, o Corea del Sur o Israel o California el emprendimiento se impulsa en ciertos ámbitos que bien podemos ir llamando familias genemprendedoras.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean.

 

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar