19
Dic

EMPRESA FAMILIAR Y ESPIRITU EMPRENDEDOR

Escrito el 19 diciembre 2014 por Manuel Bermejo en EMPRENDEDURISMO

Queridos emprendedores y familias empresarias,

Quiero acabar el año con un post que sirva también de homenaje a las familias empresarias por su enorme contribución a la sociedad.

Con demasiada frecuencia, cuando se ha atendido desde la consultoría o el ámbito académico a la empresa familiar se destacan siempre los aspectos problemáticos de la misma, tanto desde la perspectiva empresarial como personal. Pareciera que todo lo ligado a la empresa familiar da lugar a problemas. Puede que este enfoque un tanto negativo proceda del hecho de que ha sido desde la psicología desde dónde se empezó a afrontar el estudio de la empresa familiar y se puso el foco en los conflictos derivados de las singulares relaciones personales que se establecen en este tipo de organizaciones.

Pero en este post me gustaría, por el contrario, también resaltar la enorme contribución que la empresa familiar hace a la creación de empleo, riqueza y bienestar. En definitiva, prefiero ver la empresa familiar no como una fuente de problemas sino como una plataforma de desarrollo de nuevos proyectos empresariales. Es más, veo en la empresa familiar un reservorio de valores que, por desgracia, se pierden en otras esferas sociales. Me refiero a principios como honestidad, perspectiva de largo plazo, alineamiento de intereses, capacidad de esfuerzo y sacrifico o perseverancia.

Cuando se analizan trayectorias de empresas familiares de éxito se observa que han crecido en mercados, productos, o bien por una mezcla de ambas estrategias. En todo caso detrás de ese crecimiento hay oportunidades de desarrollo profesional para los miembros de la familia, mejoras de sus ingresos y/o patrimonio pero también generación de empleos, de oportunidades, de inversiones, para el conjunto de la sociedad.

Cuando esto ocurre y para que esto ocurra es necesario que las empresas se gestionen con una perspectiva muy emprendedora. A veces parece que el espíritu emprendedor debe ser un valor que acompañe a los fundadores en los momentos iniciales de la actividad y luego hay que empezar a gestionar. Esta perspectiva me parece un grave error. Por supuesto de que la gestión debe ser lo más eficaz y eficiente posible pero esto no debe ser óbice para olvidar el crecimiento de la empresas, el aprovechamiento de nuevos mercados, el lanzamiento de nuevos productos y servicios, la captación de nuevas oportunidades de negocio, los oportunos reenfoque estratégicos o la necesaria innovación adaptativa para atender los nuevos escenarios a los que obliga esta sociedad del cambio. Todo un conjunto de actividades que englobo bajo el término gestión emprendedora. Por esto también defiendo la tesis que lo mejor que le puede pasar a una empresa familiar es encontrar un líder empresario por generación.

Dedicaremos las próximas líneas a comentar algunos de los componentes básicos que concurren en la gestión emprendedora dentro de empresas familiares

1.- Las personas: son lo más importante, a más talento, más posibilidades de éxito. Creo que estamos viviendo tiempos más propios para los liderazgos de equipos que para los liderazgos carismáticos Por tanto, el reto va a estar en atraer talento hacia la empresa familiar, cuenten o no con el apellido del fundador, y después en retenerlo, lo cual, por cierto, no sólo se consigue a golpe de talonario. .

2.- La idea de negocio. Respecto a este punto considero clave el papel de la innovación. Muchas veces las empresas familiares se anclan demasiado en la tradición y les cuesta cambiar. Se mira mucho dentro de casa y se mira poco hacia fuera y cuando nos queremos dar cuenta las circunstancias del mercado han cambiado drásticamente .

3.- La planificación: muchas empresas familiares se caracterizan por una gestión muy informal donde priman valores como flexibilidad, agilidad, rapidez, cercanía al cliente, etc etc. Sin perder estos valores, y sin caer en fundamentalismos al respecto, parece adecuado que también los nuevos proyectos se aborden con una planificación.

4.- La gestión: con respecto a este punto me gustaría destacar dos aspectos. Por un lado que la gestión emprendedora debe estar basada en una atención permanente a los mercados en los que competimos pues esta es la fórmula a través de la cual detectar segmentos con necesidades mal satisfechas o insatisfechas que permitan a la empresa familiar desarrollar nuevos modelos de negocio para captarlos. Por otro que es clave definir estrategias y poner a disposición de las mismas los recursos que permitan su implementación con éxito

5.- Los recursos: la velocidad a la que se mueven hoy los mercados genera que las ventanas de oportunidad se estrechen. Es por ello que captar oportunidades de negocio obliga a movimientos muy rápidos que no siempre se van a poder financiar con los fondos generados por las operaciones del negocio. En estos contextos, el empresario familiar cada vez más va a tener que acudir a los inversores profesionales, con los cuales, por otro lado, surgen sinergias evidentes cuando hay planes de crecimiento ambiciosos de por medio.

Quisiera finalizar este post mostrando mi público reconocimiento al papel que tantas y tantas familias empresarias El papel del empresario hoy es insustituible para garantizar el crecimiento económico, y el papel social del empresario familiar es y será clave para vertebrar las modernas sociedades.

 

Felices Navidades y hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean.

 

Comentarios

Clarissa 11 abril 2015 - 03:55

Gracias por el trabajo publicado, nos es muy útil para nuestra empresa del sector zapatillas.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar