Archivo de la Categoría ‘RETOS DE FAMILIA DE LA EMPRESA FAMILIAR’

3
Mar

Queridos emprendedores,

Samsung es una compañía con una trayectoria rotunda. Por su admirable capacidad de evolución esta empresa que empezó vendiendo pescado seco hoy lidera el negocio mundial de los teléfonos móviles habiendo desbancado a la poderosa Apple de la cima de esta dinámica y multimillonaria industria. Hoy Samsung es un gran conglomerado con más de 80 divisiones y referente en la electrónica de consumo. Un enorme caso de éxito.

En paralelo, y como es de dominio público, asistimos a la batalla entablada entre los descendientes de Lee Byung-Chul, fundador de Samsung, fallecido hace ya 25 años. La pelea entre el actual Presidente de la Corporación, Lee Kun-Hee y sus hermanos Lee Maeng-Hee y Lee Sook-Hee, a cuenta de la herencia, está viviendo sus momentos álgidos y el indudable morbo de estas situaciones lleva el asunto a las portadas de muchos medios.
El ejemplo de Samsung nos recuerda el permanente doble reto que deben afrontar las empresas familiares en la búsqueda de su inherente objetivo de la continuidad. Por un lado, mantener la cohesión familiar en torno a un proyecto y unos valores compartidos. Por otro, crear las condiciones para que el negocio esté en condiciones de ser sostenible, rentable y escalable. Cuando uno de los dos pilares se resquebraja, generalmente afecta al conjunto.

Abordar este doble reto va mucho más allá de la idea simple, que parece haberse instalado en las mentes de muchas empresas familiares, de que todo esto se soluciona elaborando el llamado protocolo de familia. No es así. Abordar este doble reto es una tarea titánica que implica la utilización de herramientas, como pueda ser el protocolo, pero también otras. Es un esfuerzo que demanda una gran capacidad visionaria y de liderazgo para los negocios pero también para los asuntos de la familia. También trabajar para construir una cultura familiar fuerte donde predominen valores como la generosidad, la altura de miras o la lealtad. Sin olvidar establecer mecanismos que sirvan para abordar desavenencias con los menores efectos posibles en todos los ámbitos. La experiencia demuestra que estas tensiones acaban apareciendo, más aún cuando la familia se va haciendo más grande o cuando los negocios se resienten.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

2
Feb

Queridos emprendedores,
En las últimas semanas he tenido por razones de mi agenda profesional encuentros con varios relevantes empresarios familiares. Una vez más he regresado a casa con la firme convicción que la empresa familiar es espejo donde mirarse. Hay mucho que aprender de las empresas familiares. La empresa familiar no es sinónimo de problemas, como parece desprenderse si atendemos a las noticias publicadas generalmente en torno a esta temática en medios de comunicación, donde se suelen destacar los aspectos más sórdidos de este tipo de organizaciones, que son la excepción, dicho sea de paso.
Cuando analizas casos de éxito de empresas familiares líderes encuentras que su gestión está presidida por valores muy potentes. Valores que afloran con frecuencia en las conversaciones con familias empresarias y que observas hasta en nimios detalles. Por cierto, valores que ojalá permearan al conjunto de la sociedad. Destaco cuestiones como excelencia, compromiso, responsabilidad, ética empresarial, iniciativa emprendedora, innovación, prudencia en la gestión, visión de largo plazo, perseverancia, trabajo duro, orientación al logro, ….
Esta observación empírica coincide con investigaciones solventes como la aportada en el libro “La Reputación de la Empresa Familiar” dirigido por la prestigiosa consultora Villafañe&Asociados y en el que tuve la oportunidad de colaborar. Hay evidencias de que la empresa familiar compara mejor con otro tipo de organizaciones en términos de beneficios, internacionalización, solvencia, calidad de la oferta comercial, atención al desarrollo de sus empleados y ética. En esta Europa de la triple crisis (económica+financiera+de valores) quiero destacar precisamente la relevancia de los valores de la empresa familiar en medio de una sociedad que parece haber destinado todos sus esfuerzos a la adoración del becerro de oro, sin importarle lo que se lleve por delante con tal de obtener dinero.
A la empresa familiar en general lo que le falla habitualmente es la gestión de los intangibles porque no está habituada a formalizar espacios de reflexión estratégica dese los que atender adecuadamente estos temas. En este sentido saco a relucir una frase muy pragmática de John D Rockefeller que dice “Reputación es hacer las cosas bien y que se sepa”. Muchas empresas familiares hacen las cosas bien, y hasta muy bien. El reto es trasladarlo al conjunto de la sociedad, empezando por los medios de comunicación, pues en la clase periodística es donde la investigación demuestra que es peor la percepción de la empresa familiar. En esta era de internet no vale ya la estrategia del avestruz.
También en este ámbito percibo un creciente esfuerzo de la empresa familiar por manejarse con mayor rigor, formalizando el gobierno corporativo, cuidando el talento en el bien entendido que cuando más capacidades se aglutinan más se facilita la competitividad o entendiendo que vivimos en un entorno global lo que obliga a ampliar la visión periférica a la hora de tomar decisiones determinantes sobre los negocios. Seguramente no es casualidad que también advierto un creciente interés de las generaciones continuadoras por los negocios de sus familias. Cuando en los años 90 dirigía el MBA del IE Business School la mayor parte de los hijos de familias empresarias preferían hacer carrera en banca de inversión o consultoría. Seguramente porque la empresa familiar era un modelo de escaso prestigio. Bienvenido sea este cambio y la puesta en valor de la empresa familiar a la que debemos una muy buena parte del empleo y la riqueza que se genera en el mundo.
Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

20
Dic

Queridos emprendedores,

Quería compartiros algunas conclusiones del año en clave de empresa familiar. Por si los mayas tienen razón, permitidme lo adelante al día de hoy.

En el primer post del año barruntábamos que el 2.012 iba a ser malo y se nos iba a hacer largo, por malo y por bisiesto. En general a nivel macro, así ha sido. Mi recuerdo y ánimo para quienes lo están pasando verdaderamente mal en esta prolongada crisis.

He querido hacer una revisión del año en relación a las actividades de las empresas, muchas de ellas familiares, más cercanas a mi perímetro de actividades. Debo concluir que el balance va de razonablemente positivo a muy positivo. Parece que mejor que la media. Creo que ha habido algo de suerte. He estado tratando de identificar algunas de las razones que han llevado a la buena suerte de crecer incluso en tiempos convulsos Os comparto algunas lecciones aprendidas:

Cuanto más trabajo, más suerte tengo

Cuánto más “hayqueista” soy, más suerte tengo

Cuanto más nítida es mi hoja de ruta, más suerte tengo

Cuanto más me esfuerzo en analizar y adaptarme a las evoluciones del entorno, más suerte tengo

Cuanto más uso estrategias y herramientas de acercamiento al mercado, más adaptadas al entorno evolutivo en el que compito, más suerte tengo.

Cuanto mejores, por más adaptados al entorno evolutivo en el que compito, productos o servicios pongo en el mercado, más suerte tengo.

Cuando más invierto en innovación, más suerte tengo

Cuanto más eficaz uso de los recursos hago, elimino más grasa, y más suerte tengo

Cuanta más gente competente me rodea, más suerte tengo

Cuanto más invierto en formar y desarrollar a mi gente, más suerte tengo

Cuanto más invierto en formarme y desarrollarme, más suerte tengo

Cuanto más me credibilizo y credibilizo mis proyectos, más suerte tengo

Cuanta más mirada y acción internacional tengo, más suerte tengo

Cuanto más me preocupo de dedicar tiempo de calidad al Gobierno de mi empresa, verdadera atalaya de reflexión estratégica, más suerte tengo (“momentos napoleónicos”)

Cuanto mejor balanceo lo urgente y lo importante, más suerte tengo

Cuanto más me preocupo de intangibles como la reputación, el plan estratégico de la familia y el negocio o la construcción de una marca fuerte, más suerte tengo

Cuanto más foco pongo en la competitividad de mi negocio, más suerte tengo

Cuanto más gestiono por valores, más suerte tengo

Cuanto más dedico a obviar los temas que no aportan valor y que forman parte de las pequeñas miserias humanas, más suerte tengo

Cuanta más ayuda pido en mi entorno a especialistas en temas que no domino, más suerte tengo

Cuanto más me esfuerzo en cultivar mi felicidad, más felices son los que me rodean y más suerte tengo

Ah! Por si se me olvidaba… Y cuanto más, mucho más trabajo, más suerte tengo

Para acabar deciros que, consiente como soy que muchos de los seguidores del post pertenecéis a la ComunidadIE, el final del año nos trajo la excelente noticia del Nº1 de Europa en el Ranking Global de Escuelas de Negocio que publica Financial Times. No sólo para nuestra comunidad, sino para esta España en crisis, es muy, pero que muy relevante, liderar la industria de la formación ejecutiva. Vivimos en la sociedad del conocimiento en la que la educación juega un papel capital.

Hasta pronto, tratad de ser muy felices, mis mejores deseos para estas Navidades y para el 2013. Espero vuestros comentarios!!

16
Dic

Queridos emprendedores,
,
Hagamos un rápido análisis de la situación del mundo. Contemplamos regiones como Latinoamérica, China o India donde los crecimientos económicos son elevados, hay mucho por hacer en el orden de las infraestructuras y el desarrollo social, y sus empresas compiten en ventajas evidentes por menores costes laborales que en algunos casos alcanzan niveles de dumping social, o por políticas proteccionistas o por actuar en condiciones mucho más laxas que sus correspondientes pares del mundo supuestamente avanzado. En este sentido a la empresa familiar española y europea solo le cabe: 1º/ exigir a través de sus canales de influencia una Gobernanza mundial más equilibrada y 2º/ ver esta situación en clave de oportunidad para abordar crecimientos en esas regiones o armar parte de su cadena de valor en esos países para ser más competitivos

Si comparamos la situación con USA también la UE está en desventaja. Somos menos competitivos. Influyen numerosos factores: mayores costes sociales, fiscales y laborales, menos inversión en investigación y desarrollo, menor acceso a los mercados de capitales,…. Frente a esto cabe aplicar las mismas recetas que comentábamos en el punto anterior, lo cual promueve acciones de deslocalización o desinversión que pueden ser positivas para las empresas pero no para la economía europea, pero es lo que hay.

Si analizamos la situación particular de la UE y España ya sabemos hasta la saciedad que vivimos en una severa crisis, lo cual se resiente en el consumo lo que se traduce el desempleo, poca inversión y un círculo verdaderamente vicioso se pone en marcha. Situación muy complicada para hacer empresa, la verdad. De nuevo, cabe pedir a las autoridades comunitarias y europeas políticas de estímulo de la actividad económica que complementen las, por otro lado, necesarias medidas de ajuste en aras del equilibrio presupuestario.
Un ejemplo. Pensemos en España. Leo recientemente la noticia de que la Junta de Castilla y León da a Nissan y Renault casi 15 millones de euros en ayudas y subvenciones. Me parece muy bien por aquello de mantener una fuente muy importante de empleo, bien tan escaso. Ahora bien, si me pongo en los zapatos de los empresarios familiares de Castilla y León pediría, al menos, el compromiso por parte de esta multinacional de contar con proveedores regionales, siempre que existan y sean competitivos. Sería la forma de compatibilizar la creación de empleo de la gran corporación con el fortalecimiento del tejido industrial local que, a su vez, permite crear más empleo. En el fondo es facilitar que las empresas castellanoleonesas, por seguir con este ejemplo, sean las multinacionales del mañana. Y, por favor, que nadie me venga con monsergas liberales y de no intervención en actividades de empresas privadas porque, entonces, ni subvenciones, ni gobierno, ni nada, desmontamos todo el aparato administrativo que tanto nos cuesta y mercado libre.

En esta tesitura las empresas familiares europeas y españolas tienen que poner todo, todo el foco en la mejora de su competitividad. Todavía hay quien se enfanga en absurdas peleas de celos entre sagas o se cuestiona dedicar recursos a actividades tan necesarias como la inversión en marca, I+D, formación o internacionalización, profesionalizar la gestión o contar con eficaces y potentes órganos de gobierno que se constituyan como verdaderas atalayas de visión estratégica. Inexcusablemente hay que poner en el mercado productos con una más atractiva propuesta de valor, acudir a aquellos mercados que todavía demandan los productos que fabrico y, desde luego, tomar todas las medidas necesarias para estar en capacidad de hacerlo.

Hasta pronto, tratad de ser muy felices, y espero vuestros comentarios!!

22
Oct

Queridos emprendedores,

El próximo lunes presentamos en el IE Business School el libro “La Reputación de la Empresa Familiar dirigido por la prestigiosa consultora Villafañe&Asociados y donde he participado con la redacción de un capítulo. Por supuesto que los lectores del post estáis más que invitados a acudir por aquí ese día. Reserva tu plaza aquí.

La reputación forma parte de ese conjunto de intangibles a los que tradicionalmente, y salvando notables excepciones, la empresa familiar no ha atendido en su adecuada dimensión. El exceso de foco en lo urgente, dejando de lado lo importante, trae estas consecuencias.

A mi juicio, si hablamos de comunicación, no caben ya estrategias de avestruz, de esconder la cabeza y no quiero que se sepa nada de mi empresa. Internet ha revolucionado todo esto, queramos o no. Cualquiera teclea en Google tu nombre o el de tu empresa y ya se está construyendo una reputación. Hay que estar, y mejor hacerlo trasladando una imagen adecuada vía una inteligente acción de comunicación que nos posicione de acuerdo a nuestra estrategia, personal y de negocio.

Como tantos intangibles, la reputación se echa a faltar, no en el día a día, pero sí en momentos críticos, en el “Día D”. Por ejemplo, la crisis está creando muchas situaciones en las que contar con la adecuada reputación es un activo muy relevante y que puede hacer la diferencia.

Te comparto algunas situaciones típicas en las que están involucradas muchas compañías familiares para combatir la crisis:

  • Situación 1: Salida a los mercados exteriores. Desde luego la tarea se simplifica si contamos con una marca reputada, y una buena imagen como familia empresaria.
  • Situación 2: Refinanciación de la deuda. La aproximación a los bancos se facilita si quien acude cuenta con la debida reputación
  • Situación 3: Reforzamiento de equipos directivos para hacer frente a escenarios globales y complejos. El talento prefiere acudir a empresas con reputación y que le ofrezcan oportunidades de desarrollo personal y profesional.

No me canso de insistir a las familias empresarias en la idea de que constituyan adecuadas plataformas de reflexión estratégica en la que abordar asuntos relevantes para la sostenibilidad de sus relaciones de negocio y sus familias. Sin ningún género de duda la gestión de la reputación debe formar parte de la agenda prioridades de muchas empresas familiares que quieran competir con éxito en los complejos escenarios del siglo XXI.

Hasta la próxima, tratad de ser muy felices y espero vuestros comentarios.

24
Sep

COHESION FAMILIAR: ¿QUE Y PARA QUE?

Escrito el 24 septiembre 2012 por Manuel Bermejo en RETOS DE FAMILIA DE LA EMPRESA FAMILIAR

Queridos emprendedores,
Acabo de participar en un seminario en la Cámara de Comercio de Madrid organizado por la Fundación Numa en torno al sugerente asunto de la cohesión familiar.
Sin ningún género de duda un factor común en empresas familiares de éxito es un alto grado de cohesión pero el punto es cohesión, para qué?
Podemos establecer que la cohesión familiar facilita que las familias empresarias coincidan en una serie de objetivos básicos. Cada familia, y cada negocio, es un mundo pero, en general, mi experiencia es que esos objetivos suelen ser dos:
– Que la familia desarrolle unas relaciones armónicas en torno a un proyecto y unos valores compartidos
– Que el negocio crezca de manera sostenida y rentable
Si se me permite el símil náutico, se trata de que la familia tenga claro el rumbo, la velocidad de crucero, el tipo de barco, y elija el perfil del capitán y la tripulación más acordes a la travesía definida. Claro, que una vez en el barco surgirán tormentas, momentos de viento a favor, de viento en contra, mareos, desencuentros,…….. Las familias bien cohesionadas sabrán gestionar los momentos complejos, que siempre los hay. Eso es lo que hace la diferencia. En este punto es capital utilizar enormes dosis de comunicación, aspecto en el que creo tenemos amplias dosis de mejora si hacemos un sereno ejercicio de autoevaluación.
En esa gestión el bien último y común debe quedar meridianamente claro y debe actuar como guía a la hora de tratar situaciones no previstas.
También en base a mi larga relación con empresas familiares sé que es muy común la aparición de elementos disonantes. Que quieren ser capitán del barco, sí o sí. Que no se encuentran cómodos con el destino o con la tripulación. Que en un momento dado parece que prefirieran navegar solos. En estas situaciones, más que nunca, una familia cohesionada debe tener claro que el bien común está por encima de los individualismos.
Tratad de ser muy felices y espero vuestros comentarios

11
Jul

Queridos emprendedores,
Mucho hablamos de vida profesional pero, por pudor y prudencia, poco de vida personal. Hoy haremos una excepción. Esta es cuestión de especial atención para las familias empresarias.
Respecto a los asuntos profesionales es común que recomendemos a empresarios y directivos que se rodeen de buenos equipos de modo que aglutinen talento para cubrir todos los flancos que su proyecto va a demandar para ser implantado con éxito. En definitiva, que se equipen bien.
Pues lo mismo cabe aplicar para el plano personal. Tenemos que estar muy bien equipados. Cuando se tira de tópico y decimos que detrás de toda mujer/hombre de éxito hay una gran mujer/hombre se alude precisamente a lo que acabo de expresar en la frase anterior. Sin embargo debo reconocer que nunca me gustó esa frase manida por la disociación que hace de las partes que forman parte de la pareja. Prefiero decir que para que las cosas funcionen, a nivel personal, se ha debido constituir una sociedad fuerte. Estas sociedades fuertes se caracterizan por rasgos que definen palabras como: respeto, empatía, confianza, diversión, comunicación, complicidad, independencia, equilibrio, mutua admiración….. además de otrás que cada lector llevará a su imaginario particular.
Las sociedades fuertes hacen a su vez más fuertes a sus partícipes que viven una especie de sensación de poder con todo. Sensación que acaba dando lugar a realidades concretas de logros alcanzados, lo que a su vez fortalece más la sociedad. Las sociedades fuertes potencian a sus partícipes y estos, a su vez, crecen y engrandecen la sociedad. El circulo virtuoso de las sociedades fuertes.
Si vives en una sociedad fuerte, da gracias todos los días y cuídala para que sea cada vez más fuerte. ¿Y si no? Complicado. Un psicólogo o un coach te dirá aquello de que para hacer tortillas hay que romper huevos…
Hoy es un día especialmente feliz para mi sociedad, ojalá también lo sea para todos los seguidores del blog. Espero vuestros comentarios

23
Abr

Queridos emprendedores,
Durante muchos años las familias empresarias se han repartido los roles de modo que eran tradicionalmente los hombres quienes atendían al negocio y las mujeres, a la familia. De modo que muchas madres han asumido el papel, aunque fuese intuitivamente, de lo que hoy damos en llamar Presidenta del Consejo de Familia.
En el mundo del siglo XXI estos paradigmas han experimentado profundos cambios. Un ejemplo ilustrativo. La semana pasada hemos abierto en el IE Business School una nueva edición de nuestro Programa de Gestión de Empresas Familiares, dirigido a miembros de familias empresarias que están liderando sus compañías y, un año más, el porcentaje de mujeres es absolutamente mayoritario.
Hoy, la mayor parte de compañías de familia, al menos en nuestro entorno geográfico más cercano, ha incorporado el valor de la meritocracia en la gestión de personas y específicamente en los procesos de sucesión y transición generacional.
De manera que muchas mujeres nacidas en el ámbito de una empresa familiar están asumiendo el doble reto de liderar los negocios sin dejar de ser madres. Sin lugar a dudas un impresionante esfuerzo de conciliación que debemos poner en valor. Y que además creo debiera exigir la potenciación de esquemas de organización que faciliten esa tarea (horarios, incentivos fiscales, guarderías en centros de trabajo,…).
Definitivamente el mundo cambió y esta es otra evidencia que nos obliga a replantear obsoletos planteamientos de vida y trabajo.
Hasta pronto, tratad de ser muy felices, y espero vuestros comentarios!!

5
Mar

Queridos emprendedores,

ser empresario no ha sido fácil nunca, antes al contrario. Por eso desde estas líneas siempre ponemos en valor la contribución de tantas y tantas familias empresarias que con su esfuerzo y trabajo tanto han contribuido a la creación de empleo, riqueza y bienestar.

Ocurre que en estos momentos los retos para los sucesores de empresas failiares se han incrementado exponencialmente. La coincidencia en espacio y tiempo de fenómenos como globalización y desarrollo de internet han cambiado profundamente las reglas de juego para las empresas, las familiares incluidas. Vivimos en tiempos de apertura de mercado, más competencia que nos llega de cualquier lugar del planeta, los capitales y el talento son más fluctuantes que nunca, los clientes se vuelven especialmente demandantes y sofisticados, las cosas suceden a velocidades nunca vistas antes, el dinamismo y la rapidez en la toma de decisiones es brutal, … Lejos quedan los tiempos no tan lejanos de economías cerradas y existenacias de oligopolios.

Qué decir de internet, del marketing on line o del desarrollo de redes sociales que están alterando profundamente los viejos paradigmas de comunicación y de relación con el entorno. Si hoy no tienes una buena página web no existes en el concierto competitivo. Si no cuidas la reputación en redes sociales puedes tener problemas

Derivado de estos conceptos aparecen otras estrategias para gestionar empresas familiares. Por ejemplo, las alianzas estratégicas para abordar planes de crecimiento internacional o de diversificación de productos, el private equity para financiar procesos de expansión o desarrollar spin-offs, la correcta gestión de los diferentes stakeholders, la correcta gestión y aprovechamiento como atalaya de pensamiento estratégico de los órganos de gobierno de negocio y familia, la gestión de la diversidad, ….. En suma, gestionar empresas familiares hoy se tornó una tarea más compleja y sofisticada que nunca. A todo esto debemos incluir también el hecho de que las dificultades que ocasiona la crisis también provoca que afloren más conflictos en el seno de la empresa familiar.

Por todo ello, siempre que hay ocasión recomendamos a los nuevos sucesores se preparen especialmente bien, no dejen de formarse, se equipen adecuadamente en términos personales y profesionales y asuman con especial pasión los retos del mundo que les tocó vivir. Son tiempos de cambios, pero también de oportunidades si se está preparado para ello.

Hasta la próxima, sed muy felices y espero vuestros comentarios

16
Feb

Queridos emprendedores,

Hoy más que nunca es necesario que las empresas familiares desarrollen un profundo instinto de adaptación al nuevo entorno para sobrevivir y crecer. Está comprobado que sólo las empresas que en un modelo “darwiniano”  se adaptan a los cambios en el entorno y en la familia alcanzan el sueño de la continuidad propio de todo negocio de familia. Y para que esto se de hay que poner en valor los aportes de las diferentes generaciones. Y estas distintas generaciones deben comunicarse, entenderse, apoyarse y sumar

La suma de valores tradicionales e innovación es lo que hace fuerte a las empresas familiares. No me gusta que siempre se elija como imagen de la empresa familiar el árbol con fuertes raíces. Prefiero imaginar un árbol sólido pero con pajaritos que crecen y vuelan por sí solos.

Las empresas familiares pueden crecer incluso en esta tesitura pero deben revisarse diferentes aspectos pero debemos cuestionarnos asunto como estos.

 

¿ Ha cambiado nuestra industria?

 

¿ Han cambiado los hábitos de consumo de nuestros clientes?

 

¿ Han cambiado los criterios de compra de nuestros clientes?

 

¿ Ha aparecido nueva competencia en nuestro entorno?

 

¿ Nos hemos ido adaptando a estos cambios?

 

¿ Dedicamos tiempo en los consejos de administración a pensar o sólo nos ocupamos de pagar fuegos?

 

¿ Realmente nuestros productos aportan una clara propuesta de valor?

 

¿ Contamos con los recursos necesarios para competir con éxito?

 

¿ Tenemos un plan claro de empresa y de familia?

 

¿ Está toda la familia alineada con la estrategia de la empresa?

 

¿ Hay canales de comunicación en la familia?

 

Si te apetece profundizar en estas cuestiones nos vemos el próximo 21 de febrero a las 19,00 en la sede del IE de María de Molina 2

 

Hasta pronto, tratad de ser muy felices, y espero vuestros comentarios!!

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar