Entradas Etiquetadas con ‘crisis’

22
Jun

EL DIARIO DE LA CRISIS

Escrito el 22 junio 2013 por Manuel Bermejo en ENTORNO

Queridos emprendedores,
Con su maestría habitual, Manuel Vicent escribía recientemente una columna en El País titulada “El gallinero”. Con esa expresión del lenguaje popular, Vicent reflejaba la situación de España para quien regresa a nuestro país después de un tiempo. Fuego cruzado, histeria, debates a cara de perro, negatividad extrema, frenéticos guirigays,… son algunas características de la situación patria. Baste un poco de zapping por las televisiones.
Este hecho llama más la atención a quienes nos visitan esporádicamente. Por coincidencias de la agenda he tenido numerosos encuentros en las últimas semanas precisamente con empresarios y directivos foráneos que han pasado por Madrid. Ha sido tema de conversación recurrente la crispación y el pesimismo. Me advierten que, no sólo las televisiones, las librerías están llenas de best sellers de no ficción a cual más apocalípticamente catastrofista.
Es lo que ocurre cuando tras años instalados en la “España sin riesgo” pasamos a la “España sin crédito”. Décadas viviendo sin percepción de riesgo provocaron acciones osadas por parte de todos, o de casi todos, que hoy estamos pagando.
Es cierto que hay una lectura positiva de la crisis. Se ha extendido el sentido de la racionalidad en el uso de los recursos. Como me decía un próspero empresario, “ni yo ni mis ejecutivos firmamos hoy ya gastos de comida por más de 50 euros por cabeza”. 50 euros era el mínimo gasto en vino que regaba cualquier comida de negocios hace apenas unos pocos años. “Yo ahora viajo en autobús hasta la oficina y muchas veces vuelvo andando a casa” me comentaba ufano el presidente de una importante empresa. Ecológica y saludable medida, más allá de ahorro en combustible, neumáticos y pastillas de freno.
En otro sentido, la clase empresarial hoy es más emprendedora y con mirada mucho más internacional. Ya hemos hablado en el blog varias veces de esas empresas que crecen incluso en la crisis. Los oasis de prosperidad. Las empresas 5i que gestionan con acierto cinco conceptos que empiezan por la tercera vocal: inteligencia de mercado, innovación, I+D, internacionalización e institucionalización. Porque incluso en mercados en crisis hay modelos de éxito. Además de que existen muchos otros mercados pujantes, los países en crisis con minoría. Con líderes y cultura emprendedora se sale adelante.
Lo importante es que estos buenos hábitos de la crisis consoliden y no nos olvidemos de ellos el día que efectivamente veamos la luz al final del túnel. Por eso, como me recordaba un brillante emprendedor, es importante que escribamos negro sobre blanco lo que estamos haciendo en estos tiempos duros de la crisis. El diario de la crisis. Para que cuando vuelva a soplar el viento a favor no olvidemos que hay momentos de viento en contra. Aprendamos.
Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

26
Mar

Queridos emprendedores,
Acabo de asistir en este trimestre a diferentes reuniones de consejo de compañías en España con las que tengo algún vinculo a nivel de gobierno corporativo, generalmente empresas familiares de tamaño medio. En general, son compañías que están desenvolviéndose con desempeños muy positivos, incluso en estos últimos cuatro años de un entorno macro durísimo.
Sin ánimo por supuesto de desvelar ninguna información confidencial, quisiera compartir algunas prácticas comunes de estas empresas que crecen con, y pese, a la crisis. Son organizaciones que cuentan con importante liderazgo emprendedor y, por tanto, se gestionan con valores y cultura emprendedora.
Esta actitud las convierte en compañías 4I, pues son dirigidas desde cuatro ejes estratégicos que comienzan por la palabra I:

– Inteligencia de mercado, para saber leer correctamente los movimientos evolutivos de sus industrias y adaptarse con propuestas de valor muy en consonancia con los avances percibidos

– Innovación: llevan en sus genes la capacidad para pensar fuera de la caja, romper tabúes o paradigmas que se revelan obsoletos. Trabajan de manera innovadora a nivel de procesos o productos siempre con la mirada puesta en mejorar el valor agregado de lo que proponen a sus clientes. También, y en otro orden de cosas, el carácter innovador aplica a la gestión de personas y estas empresas 4I están convencidas que a mas talento, mas competitivas son.

– I+D: las organizaciones 4I sienten que están disputando una maratón y no una carrera de 100 m lisos. Con visión de largo plazo entienden que deben invertir importantes recursos para dotarse de tecnologías o productos propietarios. Porque cuando estos esfuerzos se hacen con orientación a cliente las ventajas competitivas que se derivan son muy potentes

– Internacionalización: las empresas 4I están convencidas que la globalización ofrece indudables oportunidades y piensan estratégicamente como capturarlas. Estoy pensando en acciones multinivel. Por supuesto, desde el punto de vista de desarrollo de negocio ahondar en actividades de internacionalización. Pero también visión global para captar talento que, desde la diversidad, aporta grandes y nuevas competencias y capacidades a su empresa. O, por supuesto, la oportunidad de armar la cadena de valor de la organización con perspectiva global.

En definitiva, podemos aprender una lección sugerente. Con independencia de lo macro, desde lo micro hay vida, hay muchas cosas por hacer y muchas nuevas oportunidades a las que lanzarse. El nombre del juego es trabajar, más que nunca y de forma diferente a como se hacía hace apenas un lustro. Porque ahora, desdiciendo al incomparable Gardel, 20 años es muchísimo, y cinco, también. Los efectos de esta sociedad del cambio que nos toco transitar.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

5
Dic

@manuelbermejo #CRISIS, A VUELTAS CON LA TRIPLE CRISIS

Escrito el 5 diciembre 2012 por Manuel Bermejo en PERSONAS Y VALORES

Queridos #emprendedores,
Tengo escrito hace años que vivimos bajo los efectos de una triple crisis. La crisis financiera. Esperemos que con las inyecciones de capital europeo que nunca acaban de llegar (¡qué insoportable lentitud europea en la era digital donde todo pasa a velocidad supersónica!) y la creación del banco malo, se empiece a superar. Y así fluya el crédito de una vez.
La deriva es la crisis económica. Volvemos a batir dramáticas cifras de paro. Y otra vez desde aquí a insistir que solo con ajustes y ajustes no salimos de esto
Pero hay una tercera derivada que para mí es el origen real de todo, la crisis de valores. Por el dinero vale todo. Eso explica muchas malas prácticas que han contribuido a esta situación que asola muchas de las tradicionales economías más prósperas del planeta. Especialmente cruel en Europa y España. Tan honda la crisis que se pone en duda el modelo de capitalismo humanista desarrollado en este lado del mundo. En una magnífica entrevista con #Gabilondo, @perezreverte Arturo, con su estilo cero políticamente correcto que personalmente aplaudo, vaticinaba la caída del imperio europeo ante la pujanza de la “estupidez americana y/o el dinero chino”. Melancolía por la Europa dominante que trasluce también su última obra “El Tango de la Guardia Vieja”. Esperemos se equivoque el incisivo Pérez Reverte pero no vamos por buen camino, desde luego.
En el caso de España, y hablando de valores, no queda un solo estamento libre de pésimos ejemplos, más allá de lo que dictamine la justica: empresarios, sindicatos, políticos, casa real, bancos, prensa… Basta atender los medios de comunicación y llevarte, cuando menos, una desagradable sorpresa diaria. Necesitamos liderazgos fuertes, pero liderar supone conductas ejemplares. No se puede avanzar si la ciudadanía constata que te vas de rositas por más que hayas llevado una caja de ahorros a la ruina o directamente te lo hayas llevado crudo.
Necesitamos modelos que sean referentes. Y ponerlos en valor. Estas épocas de vacas flacas también sacan la grandeza. He repetido en este blog de emprendedores que encuentro en muchas familias empresarias un reservorio de valores y bien hacer que hay que resaltar. A eso quiero dedicar buena parte de este blog en el futuro. #Psicología positiva
Tratad de ser muy felices y espero vuestros comentarios

17
Sep

Queridos emprendedores,
Se cumplen estos días el cuarto aniversario de la quiebra de Lehman Brothers. El que era el cuarto banco de inversión de Estados Unidos iba a la bancarrota después de 158 años de historia y tras haber sobrevivido guerras mundiales, la crisis del 29, etc etc. Cayó un mito y la crisis internacional sitúa este momento como un hito relevante de este largo y duro período de inestabilidad.
Cuatro años después han quedado varias cosas claras a mi juicio. Entre otras las siguientes:
– Los órganos de supervisión bancaria efectuaron muy mal su labor, en éste y en otros muchos otros casos a ambos lados del atlántico
– Los niveles de actuación ética de muchos ejecutivos deja muchísimo que desear
– Es obvio que dejar caer el sistema bancario es terrible pero no por ello quienes dan lugar a desastres debieran quedar impunes
– Los sistemas de retribución variable de corto plazo son desastrosos
– La avaricia rompe el saco y de eso somos todos somos culpables, no solo banqueros y bancarios
– Las crisis financieras permean a la economía real y en un mundo global acabamos todos afectados
– Muchos países de Europa han dimensionado su estado de bienestar tomando como referencia momentos punta de ingresos fiscales y eso es insostenible
– La toma de decisiones a nivel de la UE se realiza con lentitud exasperante lo que demuestra que hacen falta decididos pasos adelante para la creación de unos Estados Unidos de Europa con capacidad real de competir en el mundo global del siglo XXI
– Con viento a favor todos somos grande ejecutivos y empresarios. Con viento en contra hay que ser muy humildes,  ocuparse más y preocuparse menos para salir adelante
– Hacen falta nuevos liderazgos en la política, la economía y la empresa para guiarnos en un nuevo tiempo con nuevas ideas y discursos ilusionantes
Pero….lo que yo no tengo tan claro después de esta larga crisis es si habremos aprendido algo. ¿Qué pensáis al respecto?
Hasta la próxima, tratad de ser muy felices y espero vuestros comentarios

14
Feb

LA GRAN SENTADA EN ESPAÑA Y EN EUROPA

Escrito el 14 febrero 2012 por Manuel Bermejo en ENTORNO

Queridos emprendedores,

Cuando Luis Aragonés, “El Sabio de Hortaleza”, fue nombrado seleccionador nacional de fútbol propuso, como primera medid, lo que denominó “La gran sentada”. Se trababa de poner en torno a una mesa a todos los stakeholders del fútbol español para buscar solución al problema de nuestra selección absoluta de fútbol. Equipo que no ganaba ningún campeonato mientras que las selecciones inferiores acaparaban multitud de títulos y no digamos los clubs españoles.  Desconozco si tal sentada llegó a hacerse y, en su caso, sus interioridades pero el caso es que nuestra selección ganó consecutivamente la Eurocopa de Selecciones del 2.008 y el Mundial de Sudáfrica de 2.010 además con un brillante juego que coloco nuestro fútbol como referente mundial. Lo nunca visto.

España acumula problemas de corto (déficit, dificultad de acceso al crédito, paro descomunal,….) que empiezan a tratarse desde el gobierno. Pero hay problemas estructurales (sistema educativo, política industrial y de I+D+i, crisis de valores, arquitectura institucional,….) sin la resolución de los cuales es difícil volver a ser un país puntero y que, sin duda, sí que requieren grandes acuerdos, una gran sentada. Desde la sociedad civil debemos clamar insistentemente por una cultura de pactos entre fuerzas políticas, sociales y económicas sobre las grandes cuestiones de Estado.

Y algo parecido pasa con Europa. Europa ha vivido desde la II Guerra Mundial un gran período de paz, libertad y progreso. Ahora que vivimos una profunda crisis, la solución es más Europa. Hace falta una Europa fuerte, con verdadero liderazgo político, que enganche a la ciudadanía y que en esté en condiciones de competir con USA, China, India, Latinoamérica,… También para reinventar una Europa fuerte, plural y no con una Alemania solista, hará falta otra gran sentada. No paremos de demandar a nuestros dirigentes la atención a lo importante y no sólo a lo urgente. Es la responsabilidad que tenemos desde la sociedad civil

Hasta pronto, tratad de ser muy felices, y espero vuestros comentarios!!

 

7
Feb

TIEMPOS DE CAMBIO, TIEMPOS DE OPORTUNIDADES

Escrito el 7 febrero 2012 por Manuel Bermejo en ENTORNO

Queridos emprendedores,
Ya sabemos todos que las cosas están mal y en algunos lugares como Españas, peor que mal. La crisis ha dado lugar a un profundo cambio. Quienes entienden el cambio ganan. La experiencia y un sinfín de estudios demuestran que sólo son sostenibles en el largo plazo aquellas empresas que tienen capacidad de adaptarse a los cambios. A las empresas cabe aplicarles las teorías de Darwin según las cuales solo las especies animales que se adaptan sobreviven. Tiempo para camaleones.


Hay crisis pero hay economías en Asia o Latinoamérica que siguen creciendo.
Hay crisis pero hay sectores que crecen: low cost, redes sociales, marca privada,…
Hay crisis pero ciertas empresas siguen creciendo. En breves días presentaremos un informe en el IE donde se obtienen concluyentes enseñanzas al respecto.
Sortear la crisis pasa por repensar muchas cosas: modelos de negocio, racionalización de gastos e inversiones, prioridades, perfiles profesionales,… Y por poner en valor aspectos que para algunos se quedan en intangibles como el talento, la reputación o el gobierno corporativo. Entonces se advierten las oportunidades.
Y captar oportunidades en estos tiempos exige apretar filas, remar en la misma dirección con compromiso, energía e inteligencia. En la empresa familiar es tiempo de aunar esfuerzos: la sapiencia y experiencia de las generaciones veteranas con la innovación y sensibilidad al cambio de los jóvenes.
Hasta pronto, tratad de ser muy felices, y espero vuestros comentarios!!

6
Oct

Queridos emprendedores,
Por más que suene a topicazo y relación de lugares comunes lo cierto es que vivimos una época empresarial como pocas veces en la historia se ha debido conocer. La concurrencia en espacio y tiempo de factores como la globalización, la irrupción de la era digital sumado a la crisis económica internacional ha provocado un cambio de escenario radical. Veníamos de casi 20 años con viento a favor y un mercado doméstico que se lo tragaba todo y, de repente, nos encontramos en medio de la tempestad, tormenta, truenos, rayos, y fuerte viento en contra y, además, un consumo tímido y retraído y una banca con la caja cerrada a cal y canto para muchos.
Buena parte de quienes lideramos empresas familiares no nos habíamos enfrentado nunca a un escenario tan complejo como éste y el efecto pavor permea en la sociedad española. Me lo dicen muchos extranjeros que visitan España: desde el camarero, el taxista o la recepción del hotel todo el mundo asustado habla y no para de crisis.
Contamos con un tejido de negocios de familia donde, todavía en demasiados casos, se venía actuando de forma más intuitiva que planificada, sin hacer uso generalizado de modernas herramientas de gestión, con un foco de acción nacional, una ausencia de plataformas de pensamiento estratégico como deben ser los gobiernos corporativos, un estilo de dirección más orientado a lo urgente que a lo importante, una gestión del talento muy paternalista que premia a unos y castiga a otros haciendo primar más la confianza que el mérito, una visión de la formación no como inversión sino como puro gasto, con escasa inversión en I+D, un escaso uso de las tecnologías de la información, una confusa mezcla de asuntos de negocio y familia, en algunos casos además se han perdido valores tradicionales y el derroche sustituyó la austeridad así como el tacticismo a las relaciones de largo alcance…..Sin duda unos planteamientos que no son los más adecuados para competir hoy con éxito.
Para cambiar el panorama se está acudiendo a buscar soluciones de manual: incorporar directivos ajenos a la familia, crear consejos con presencia de independientes, elaborar protocolos que articulen las relaciones del triángulo familia-propiedad-empresa, lanzarse a la carrera internacional, implantar políticas de ajuste o refinanciar deuda cuando los bancos lo permiten.


Creo que estas acciones triunfarán sólo si desde la propiedad de la empresa familiar se cree en el cambio y se actúa inequívocamente como impulsor del mismo aun a costa de sacrificios. Hay quien ha tenido la grandeza de entender que el cambio de modelo obligaba a revisar estrategias, sin excluir la de dividendos, o estilos de dirección. Por contra, otros se obstinan en no entender que vivimos en una nueva era.
Ayer daba clase a un grupo de empresarios peruanos y les advertía que ahora que viven una época dorada (se estima que el PIB de Perú suba este año más del 6%) se preparen bien para competir dentro de 5 años donde el escenario pueda ser otro. Que no se dejen deslumbrar por momentos de esplendor. Son pasajeros como la vida misma. Y aquí en España bien lo sabemos.
Hasta pronto, sed muy felices que es lo verdaderamente importante y espero vuestros comentarios!!….

24
Sep

CODICIA

Escrito el 24 septiembre 2010 por Manuel Bermejo en PERSONAS Y VALORES

Queridos emprendedores,
Buceando ayer por la red leí una jugosa entrevista jugosa del escritor Mario Vargas Llosa de la que extraigo este párrafo en alusión a la tan cacareada crisis:
“Esta crisis no es una crisis, digamos, puramente financiera. Detrás de la conducta de los grandes banqueros, de los grandes empresarios, hay una moral degradada, profundamente depravada por la codicia. Y esa es una forma terrible de incultura. De eso hablaban todos los grandes pensadores liberales, desde Adam Smith hasta Hayek o Popper. Decían: la libertad, que es el gran instrumento del progreso, si no viene sólidamente fundada, sostenida, por una espiritualidad y una cultura rica, creativa, crítica, en constante renovación, puede llevarnos al abismo”.


No puedo estar más de acuerdo con el maestro peruano. Vengo hablando desde hace tiempo de la triple crisis (financiera, económica y de valores) porque en el sustrato de lo que nos ocurre percibo una profunda pérdida de valores, propios de la caída de los imperios.
Reflexionemos sobre cómo afecta esta cuestión a los empresarios familiares. Es cierto que todos los empresarios somos ambiciosos. Buscamos muchas cosas además del dinero, que también nos mueve, no siempre como máxima prioridad. En la empresa familiar, por ejemplo, hay una enorme motivación por continuar la obra de los fundadores. El punto es identificar cuándo se llega a los límites peligrosos de la codicia, entendida en su más pura acepción del diccionario: deseo o apetito ansioso y excesivo de bienes o riquezas.
¿Se puede ser empresario sin codicia? ¿Cuáles son los límites de la ambición del emprendedor? Seguramente mucho nos pondríamos de acuerdo en un límite obvio: el cumplimiento de la ley. Más matizable sería el aspecto de cumplir con las normas éticas comúnmente aceptadas, porque es un concepto más laxo. Sin embargo hay aspectos mucho más de matiz. ¿Y si la ambición que deriva en codicia pone en riesgo la familia o las relaciones personales? ¿Y si la ambición desbocada me obliga a un ejercicio meramente táctico que puede poner en riesgo la sostenibilidad futura? ¿Y si esa espiral ambiciosa me lleva a alejarme de la prudencia en la gestión? Y tantos otros interrogantes que pueden surgir en las mentes de los inteligentes lectores del blog.
No son temas evidentes y creo merecen un ejercicio de pensamiento individual para todos los que tenemos responsabilidades empresariales.
El próximo post será dedicado a las mamás como os prometí. Necesito el sosiego del fin de semana para acabar de inspirarme.
Hasta pronto, sed muy felices que es lo verdaderamente importante y espero vuestros comentarios!!

9
May

TRIPLE CRISIS: FINANCIERA, ECONOMICA Y DE VALORES

Escrito el 9 mayo 2010 por Manuel Bermejo en PERSONAS Y VALORES

Queridos emprendedores, que buena parte del mundo occidental está viviendo una severa crisis es obvio, por más que hubo quien se hartara de negar la evidencia. A esta situación se ha llegado por el encadenamiento de diferentes factores a los que me refiero rápidamente. Una crisis financiera que deriva de la irrupción en el mercado de los llamados activos tóxicos, lo cual genera una pérdida de confianza, y desemboca en pérdida de liquidez. Esta situación afecta a la economía real. Muchas compañías, aun con modelos de negocios probados con éxito, se ven ahogadas por la falta de crédito que necesitan para equilibrar sus flujos de fondos y deciden ajustar sus costes, en el mejor de los casos, cuando no a cerrar: más paro y menos actividad empresarial. Los ciudadanos quedan con menor capacidad para consumir bien por falta de confianza o por una caída de su generación ingresos. Sigue el bucle negativo: menos actividad empresarial, menos inversión, más paro. Hasta aquí la explicación macro.
Pero entiendo que de fondo tenemos el sustrato de esta crisis. Vivimos una profunda crisis de valores. Hemos sustituido valores por uno sólo: el dinero. Y por dinero, lo que sea.
Se entiende entonces la avaricia con que desde el sector financiero se han desarrollado prácticas agresivas con tal de acceder a los importantes bonos al final de año. Una sensación de vivir por encima del bien y del mal que permite asumir sueldos astronómicos y gastos suntuosos. Pero también pensemos, y hagamos autocrítica, en cómo nos comportamos cada cual en un afán por vivir más allá de nuestras posibilidades. Muchos empresarios cayendo en los cantos de sirena de los banqueros de inversión que pagaban por sus negocios dos dígitos de ebidta para desarrollar complejas operaciones. Y, otros, al calor de la cercanía a los poderes públicos, presumiendo de alcanzar rentabilidades astronómicas con el ladrillo y, además, sin poner un céntimo. Y nuestros gobernantes, quizás pensando que esto del crecimiento económico ya estaba asegurado de por vida, ocupados en sus asuntos.
Más allá de las soluciones técnicas necesarias para corregir estos desequilibrios macroeconómicos hace falta un esfuerzo por recobrar valores personales y corporativos: austeridad, honestidad, visión de largo plazo, compromiso, construcción de equipos, o alineamiento estratégico.
Sinceramente, pocos lugares tan evidentes para hacer benchmarking sobre valores como la empresa familiar. Miremos con atención a tantas y tantas familias empresarias y eso nos ayudará a recuperar el sentido común. La mayor parte de negocios de familia que conozco, y con los que he podido tener un vínculo profesional, se han administrado con prudencia, tienen planes de largo plazo, reinvierten sus beneficios para hacer crecer sus negocios y mejorar su competitividad, se ocupan y preocupan por su gente, son gentes humildes, practican desde hace mucho eso que hoy llamamos responsabilidad social corporativa y, además, educan a sus hijos para seguir inculcándoles esos valores que, a veces, la opulencia puede hacer olvidar. Y, por supuesto, con esta perspectiva, se preocupan de obtener sus legítimos beneficios porque sin viabilidad económica no hay responsabilidad social corporativa posible. Pero todo con mesura y equilibrio. Por eso abogo siempre por poner en valor y fijar como referentes sociales a tantos y tantos empresarios familiares de raza, dueños de pymes o de grandes corporaciones.
Hasta pronto, sed muy felices que es lo verdaderamente importante y espero vuestros comentarios!!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar