Entradas Etiquetadas con ‘Diplomacia Corporativa’

4
Nov

CREDIBILIZARSE: MARCA, REPUTACION Y DIPLOMACIA PERSONAL

Escrito el 4 noviembre 2013 por Manuel Bermejo en LIDERAZGO

Queridos emprendedores,
Sabéis la enorme importancia que le doy a los aparentemente intangibles en la dirección de las empresas, en general, y de las familiares en particular. El complejo contexto empresarial de hoy obliga a sofisticar los niveles de gestión. Por eso defiendo que hay que atender tanto la agenda de asuntos urgentes, lo que nos suele fluir de un modo muy natural, como los importantes, lo cual demanda subirnos periódicamente a la atalaya de la reflexión estratégica y organizarnos nuestros “momentos napoleónicos”.
En particular hay dos conceptos que están cada día más en boga como son la reputación y la diplomacia corporativa. Porque las organizaciones (empresas, instituciones o países) han entendido que la reputación es una efectiva palanca de creación de valor. Dicho de un modo más contundente, es un activo que generar valor económico. Estamos en la era de Quinta Cuenta de Resultados, donde no vale ya solo con remunerar al accionista sino que hay que tener una visión mucho más completa para atender los requerimientos de todos los stakeholders con quienes se interactúa. Si desatiendes a cualquiera de ellos te expones, por ejemplo, a que un simple cliente mal atendido suba un vídeo a Youtube y destrozar la reputación de una compañía con los serios inconvenientes que se va desencadenando una vez echado a andar el proceso.
Del mismo modo que comentamos paras las instituciones creo que también los individuos debemos cuidar especialmente nuestra imagen. Posiblemente, a diferencia de lo que ocurre con las empresas, es muchas veces el único o principal activo con el que contamos.
Siempre me ha gustado pensar que, con independencia de que trabajemos por cuenta propia o ajena, debemos cuidar mucho a nuestros clientes. Ponernos mucho en sus zapatos para satisfacer sus necesidades. Que sientan que les aportamos valor por aquello que nos pagan, que hay una justa ecuación de canje. Si trabajas por cuenta propia parece evidente lo que digo. Pero también para los asalariados. La empresa para la que trabajas puede ser tu único o nuestro mejor cliente, por lo que cobra todavía mucho más interés la idea que te comparto. Como dice Tom Peters, “somos el CEO de nuestra empresa, de nuestro YO, S.A”. Así que tenemos que empezar por credibilizarnos, por ganar reputación personal y por practicar la diplomacia.
Hace poco un amigo, ejecutivo de una firma multinacional, me llamó para comentarme que dejaba su puesto para irse con una antigua jefa que estaba emprendiendo un proyecto nuevo. Le pregunté qué le movía a cambiar. No dudó un instante. “Manuel, creo ciegamente en esta persona”. El poder de la credibilidad. La atracción de la credibilidad.
Podemos abordar el proceso de la reputación personal a tres niveles:
-Tu propia credibilidad: La credibilidad profesional se va consolidando a través de una mezcla de experiencia y formación. Trázate tu propio plan estratégico con esta misión como objetivo fundamental. No dejes de invertir en ti mismo. No dejes de aprender nunca. Debes formarte para ser el líder que se espera de ti. El gran gurú y padre del management, Peter Drucker, insistía en que el liderazgo “se puede y se debe aprender” Piensa que cada cada evento al que acudes, cada reunión que tienes, cada curso que haces, cada entrevista que concedes a la prensa, cada entrevista con un candidato a entrar en tu compañía, cada presentación a un cliente, cada negociación con un proveedor, cada conversación aparentemente intrascendente con tu compañero de asiento en un avión,…. son oportunidades para crearte una buena imagen. Para ir fabricando tu reputación personal. Ve con esa mentalidad proactiva por la vida

-La credibilidad con tu equipo pasa por manejar conceptos como la ejemplaridad, la generosidad , la equidad o la coherencia en todo lo que supone manejar personas que están en tu ámbito de influencia
-La credibilidad hacia el entorno se gana cuando aplicas la máxima de John D Rockefeller quien aseguraba que “reputación es hacer las cosas bien y que se sepa”. Muy directa la recomendación que debe servir de guía en la acción diplomática individual. De nuevo sugiero ser muy incisivos en este territorio. Indudablemente el desarrollo de redes sociales facilita mucho esta acción diplomática.
En definitiva debemos trabajar con rigor y pensamiento estratégico en la construcción de nuestra reputación porque es nuestro gran activo. Ya lo decía el gran Miguel de Cervantes, “más vale el buen nombre que las muchas riquezas”. Así que a la tarea, a credibilizarse.
Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

6
Oct

Queridos emprendedores,
Vamos a hablar hoy de unos asuntos aparentemente intangibles pero de carácter eminentemente IMPORTANTE por cuanto ayuda a desarrollar proyectos sostenibles de largo alcance: la diplomacia corporativa.
La diplomacia corporativa es el arte de seducir al entorno. Va más allá, a mi juicio, de abordar las relaciones con los poderes públicos, que también. Es asunto estratégico trascendente que ayuda a las empresas a generar reputación y credibilidad y, a partir de ahí, facilita el diálogo con los diferentes stakeholders de la organización (al respecto sugiero la lectura del libro “Aquí quien manda: levantando el mapa del poder en las organizaciones” Ed Pearson, del que soy coautor junto con un grupo de expertos del IE Business School).
Las grandes corporaciones comienzan a incluir en su organigrama espacios para atender a estas cuestiones de una manera muy profesional y con altos estándares éticos pues de lo contrario se estarían abordando acciones de tráfico de influencias, penalizado severamente en muchos marcos legales de nuestro entorno.
Generalmente cuando hablo con emprendedores o con familias empresarias observo demasiadas veces visiones excesivamente cortoplacistas y tácticas. Es lógico que si acabas de lanzar un nuevo proyecto el foco esté en que el producto o servicio presentado cuaje pronto en el mercado. Lógico. Pero incluso en esas circunstancias convendría analizar si el proyecto ha sido concebido con las debidas dosis de credibilidad. Deberían cuidarse muchos aspectos. Por ejemplo, la ubicación del negocio o, al menos, la de ciertos eslabones de la cadena de valor. Ciertos lugares del mundo cuentan con la credibilidad que supone contar con un cluster de especialización del que nos podríamos aprovechar. Por no hablar del rigor en la selección de los equipos, sin caer en la confusión entre la competencia y confianza (remito al post sobre el “Dilema de las 2C´s”). O la inclusión en el grupo de accionistas de personas que puedan aportar smart money.
Los retos propios del emprendedor como ganar rápidamente clientes, atraer inversores o reclutar talento se pueden facilitar mucho si pensamos en términos de diplomacia corporativa. Tomando decisiones contundentes que nos ayudan a transmitir una imagen de credibilidad con el entorno.
Pero lo mismo ocurre con muchos retos que hoy están abordando muchas empresas familiares: crecimiento, internacionalización, atracción de directivos o de capital ….. Estos desafíos se alcanzan antes y mejor si también pensamos en términos de reputación y credibilidad. En este sentido, una gestión de carácter institucional de empresa y familia ayuda. Como también lo hace contar con buenos órganos de gobierno. O instalar una cultura de la meritocracia. Por no hablar de evitar estrategias de comunicación más propias del avestruz y tan extrañas a ojos de terceros en los tiempos de hoy.
Emprenderores, empresas familiares, la diplomacia corporativa amerita un intenso momento napoleónico.
No quiero acabar sin dejar de agradecer a todos aquellos que me han acompañado y han hecho posible estas últimas semanas las presentaciones de “Gente Emprendedora, Gente de Calidad” en Pamplona, Las Palmas y Valladolid. Pronto estaremos en otras ciudades de la geografía española y de Latinoamérica.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar