Entradas Etiquetadas con ‘gobierno corporativo’

3
Jul

Queridos emprendedores,
Llego de un viaje por República Dominicana donde tuve la fortuna de participar en el evento Familiy Business 2.013, organizado espléndidamente por Intras, donde compartí debate con un centenar de empresa familiares de Latinoamérica sobre asuntos relacionados con la institucionalización. También dicté una conferencia para consejeros de empresas familiares que participan en el programa de apoyo a pymes familiares que desarrollan AIREN y el BID en el país caribeño. De regreso, he impartido un módulo de Gestión Emprendedora en el Advanced Management Program del IE Business School ,con masiva presencia de representantes de empresas familiares latinoamericanas.
Este nuevo baño de contacto con la realidad de la empresa familiar del nuevo continente me inspira para insistir en el mensaje de la trascendencia de la institucionalización de los negocios de familia. El momento país que se vive en la mayoría de los países de la región es un momento óptimo para hacer los deberes, si se me permite la expresión. Un buen gobierno supone un salto de calidad hacia la excelencia. Las empresas familiares excelentes generan oportunidades para el crecimiento económico, la creación de empleo, y la generación de riqueza. A partir de aquí, se genera una clase media fuerte. Y eso, a su vez, crea equilibrio y es el mejor garante para la consolidación de estados democráticos fuertes que facilitan la prosperidad. Tal es la relevancia del asunto que estamos tratando, más allá de los intereses concretos de cada empresa.
Me consta que el Gobierno tiende a ser entendido como un intangible. Por tanto algo que se aleja de las urgencias de la empresa y, prescindible. Creo es un error de partida. Los latinos además tenemos particular facilidad para atraparnos en los asuntos de corto alcance. Nos cuesta planificar. No se trata de entrar en un debate entre intuición y rigor sino de mezclar sabiamente ambos atributos.
Considero que cualquier organización, y por supuesto la empresa familiar cuyo propósito es la continuidad, debe dotarse de un eficaz Gobierno como base del proceso de institucionalización de la gestión. Hoy muchas empresas familiares latinoamericanas están convirtiéndose en regionales o multinacionales. En esos procesos la credibilidad que otorga una gestión rigurosa e institucional es fundamental. Contar con eficaces órganos de gobierno de familia y negocio, reglas claras para ambas facetas y para establecer los principios en los que manejar la interrelación entre ambos planos, una correcta hoja de ruta para los negocios y la familia son aspectos que marcan diferencias. Atraer socios, talento o inversores se facilita desde estos presupuestos.
Para abordar los retos de la gestión institucional sugeriría los siguientes pasos:

1ºVoluntad inequívoca de hacerlo:
En mi particular concepción de las organizaciones de hoy, el Gobierno Corporativo es, sobre todo, la atalaya de reflexión estratégica que debe presidir cualquier empresa, con independencia de su tamaño, sector o procedencia. Es la apoteosis del “momento napoleónico”. Esto es, el espacio desde donde las empresas hacen residir la capacidad de diseñar su estrategia, el control de su ejecución y los asuntos de mayor calado para la sostenibilidad del proyecto empresarial

2º Separar los asuntos de negocio y familia
Sin esta concepción estaremos en una permanente confusión y conflicto de intereses que dificultan mucho el sueño de la continuidad de la empresa familiar. Habrá que crear órganos de gobierno de la familia, de la empresa y medidas para facilitar comunicación entre estos dos ámbitos. De hecho, si nos fijamos en las mayores empresas familiares la tendencia más generalizada es la presencia de los miembros de la familia en posiciones de gobierno y de alta dirección

3º Contar con ayuda en el proceso
Mi experiencia como acompañante de muchas compañías en estos procesos es que la contribución de consejeros independientes es de extraordinario valor añadido. Un asesor experto aporta buenas prácticas y ayuda a la familia a manejarse con parámetros más institucionales y rigurosos. Haciendo que entre “aire fresco” en debates demasiadas veces poco fructíferos por el exceso de endogamia que se observa en muchos negocios de familia.

4º Avanzar progresivamente
Como en tantos otros ámbitos, se debe empezar de manera paulatina. Probando, aprendiendo y adoptando aquellas herramientas y prácticas que mejor se vayan adaptando a cada caso concreto. Honestamente, no tiene sentido pasar del cero al infinito. Entre las prácticas de gobierno corporativo de grandes corporaciones cotizadas y la nada hay todo un mundo que ir recorriendo. Vayamos consolidando avances para profundizar en el gobierno corporativo y familiar.
.
En resumen, considero que la institucionalización es una palanca fundamental para dar sentido al propósito de continuidad que persigue, y da sentido, a las familias empresarias. La época de bonanza que viven muchas empresas familiares latinas, consecuencia de su buen hacer que aprovechan períodos de crecimiento macroeconómico, es el momento óptimo para abordar a fondo y con total determinación asuntos tan trascendentes como el gobierno de la familia y la empresa.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

4
Abr

GOBIERNO CORPORATIVO

Escrito el 4 abril 2013 por Manuel Bermejo en EMPRENDEDURISMO, ENTORNO

Queridos emprendedores,
El Gobierno Corporativo puede ser entendido como un intangible, por tanto algo que se aleja de las urgencias de la empresa y, por tanto, prescindible. Error, a mi juicio.
Mi opinión es que cualquier organización, sea empresa familiar, pyme o emprendimiento joven, debe dotarse de un eficaz Organo de Gobierno. En mi particular concepción de las organizaciones de hoy, el Gobierno Corporativo es, sobre todo, la atalaya de reflexión estratégica que debe presidir cualquier empresa, con independencia de su tamaño, sector o procedencia. En suma, el Gobierno Corporativo, para quienes me han seguido más asiduamente, es la apoteosis del “momento napoleónico” de cualquier compañía. Esto es, el espacio desde donde las empresas hacen residir la capacidad de diseñar su estrategia y el control de su ejecución.
Contar con un sistema de Gobierno Corporativo contribuye a una gestión más institucional de la empresa, lo cual agrega credibilidad. Desde la credibilidad es más sencillo atraer talento, captar inversores o abordar con éxito expansiones internacionales. Estoy citando a sabiendas retos estratégicos en los que están actualmente inmersos muchas pymes, empresas familiares o emprendedores.
Todo emprendedor o familia empresaria debe reservarse en su agenda un hueco para atender este tipo de cuestiones: diseñar planes estratégicos, marcar objetivos, asegurar que la compañía cuenta con los recursos críticos, establecer métricas y responsabilidades, anaizar el entorno y advertir cambios sustanciales, ampliar el perímetro de visión estratégica, controlar la ejecución de los planes y tomar en su caso acciones correctoras,….
El Gobierno Corporativo ayuda a gestionar desde el rigor, crea cultura de mérito y abunda en la profesionalidad. Cuestiones todas ellas críticas para consolidar y hacer crecer proyectos empresariales en los complejos escenarios que nos toca transitar.
Mi experiencia como acompañante de muchas compañías en estos procesos es que la contribución de consejeros independientes es de extraordinario valor añadido para aquellas organizaciones que tienen a bien una gestión más institucional. Y, como en tantos ámbitos de la vida, son procesos donde se debe empezar de manera paulatina, aprendiendo y adoptando aquellas fórmulas y herramientas que mejor se vayan adecuando a la particularidad de cada caso. Carece, a mi juicio, de sentido tratar desde el comienzo de incorporar todas las prácticas propias del Gobierno Corporativo de empresas cotizadas. Esperemos a ir entrenando y consolidando avances.
En suma, si en mi anterior post te hablaba de empresas 4I (Inteligencia, Innovación, I+D, Internacionalización) como aquellas que crecen incluso en la crisis, bien podríamos incorporar una quinta I, de institucionalización, para rematar el concepto de empresas bien armadas para ganar terreno pese a las dificultades del entorno. Serán las empresas, 5I, las que hacen una decidida apuesta por el Gobierno Corporativo.
Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

6
Oct

Queridos emprendedores,
Por más que suene a topicazo y relación de lugares comunes lo cierto es que vivimos una época empresarial como pocas veces en la historia se ha debido conocer. La concurrencia en espacio y tiempo de factores como la globalización, la irrupción de la era digital sumado a la crisis económica internacional ha provocado un cambio de escenario radical. Veníamos de casi 20 años con viento a favor y un mercado doméstico que se lo tragaba todo y, de repente, nos encontramos en medio de la tempestad, tormenta, truenos, rayos, y fuerte viento en contra y, además, un consumo tímido y retraído y una banca con la caja cerrada a cal y canto para muchos.
Buena parte de quienes lideramos empresas familiares no nos habíamos enfrentado nunca a un escenario tan complejo como éste y el efecto pavor permea en la sociedad española. Me lo dicen muchos extranjeros que visitan España: desde el camarero, el taxista o la recepción del hotel todo el mundo asustado habla y no para de crisis.
Contamos con un tejido de negocios de familia donde, todavía en demasiados casos, se venía actuando de forma más intuitiva que planificada, sin hacer uso generalizado de modernas herramientas de gestión, con un foco de acción nacional, una ausencia de plataformas de pensamiento estratégico como deben ser los gobiernos corporativos, un estilo de dirección más orientado a lo urgente que a lo importante, una gestión del talento muy paternalista que premia a unos y castiga a otros haciendo primar más la confianza que el mérito, una visión de la formación no como inversión sino como puro gasto, con escasa inversión en I+D, un escaso uso de las tecnologías de la información, una confusa mezcla de asuntos de negocio y familia, en algunos casos además se han perdido valores tradicionales y el derroche sustituyó la austeridad así como el tacticismo a las relaciones de largo alcance…..Sin duda unos planteamientos que no son los más adecuados para competir hoy con éxito.
Para cambiar el panorama se está acudiendo a buscar soluciones de manual: incorporar directivos ajenos a la familia, crear consejos con presencia de independientes, elaborar protocolos que articulen las relaciones del triángulo familia-propiedad-empresa, lanzarse a la carrera internacional, implantar políticas de ajuste o refinanciar deuda cuando los bancos lo permiten.


Creo que estas acciones triunfarán sólo si desde la propiedad de la empresa familiar se cree en el cambio y se actúa inequívocamente como impulsor del mismo aun a costa de sacrificios. Hay quien ha tenido la grandeza de entender que el cambio de modelo obligaba a revisar estrategias, sin excluir la de dividendos, o estilos de dirección. Por contra, otros se obstinan en no entender que vivimos en una nueva era.
Ayer daba clase a un grupo de empresarios peruanos y les advertía que ahora que viven una época dorada (se estima que el PIB de Perú suba este año más del 6%) se preparen bien para competir dentro de 5 años donde el escenario pueda ser otro. Que no se dejen deslumbrar por momentos de esplendor. Son pasajeros como la vida misma. Y aquí en España bien lo sabemos.
Hasta pronto, sed muy felices que es lo verdaderamente importante y espero vuestros comentarios!!….

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar