Entradas Etiquetadas con ‘Mundial Sudáfrica 2010’

12
Jul

YO SOY ESPAÑOL, ESPAÑOL, ESPAÑOL,…(II)

Escrito el 12 julio 2010 por Manuel Bermejo en PERSONAS Y VALORES

YO SOY ESPAÑOL, ESPAÑOL, ESPAÑOL,…(II) 

Queridos emprendedores,  

Escribo nada más acabar la final del Mundial. Qué emoción y qué alegría vernos campeones del mundo de fútbol. Y encima gol de Iniesta. El crack que no necesita tatuarse, ni peinarse de forma estravagante, ni cultivar la prensa amarilla para demostrar que es un jugadorazo.

Más allá del resultado esta selección nos ha enseñado muchas cosas en clave de empresa familiar y, más allá de eso, en clave de país.

Los proyectos ganadores necesitan un líder, que en este caso ha sido un líder de bajo perfil como Vicente del Bosque, pero líder al fin y al cabo que consigue que pasen las cosas que deben pasar. Todo ello compartiendo un proyecto y en armonía

Precisan también un sumatorio de capacidades que aseguren la puesta en marcha con éxito. Hace falta un goleador como Villa pero también un porterazo como Casillas. Finos estilistas como Xavi e Iniesta junto a valiente guerreros como Ramos o Puyol. Mariscales del área como Piqué y rápidos extremos como Navas o Pedro. Y suplentes que cuando salen aportan valor como Cesc, Mata, Llorente, o Javi Martínez. En definitiva, un equipo unido y motivado para alcanzar un fin común

Y por supuesto hace falta un proyecto y unos valores. En el caso del la selección nacional de fútbol un modo de juego perfectamente reconocible cuyo objetivo es ir a por el partido desde el principio adueñándose de la pelota, con personalidad y carácter. Sin arredrarse ante las marrullerías del contrario o las inpetitudes arbitrales

Esto mismo necesitan las empresas familiares. Nunca me canso de repetir la importancia de contar con un líder empresario por generación, así como compartir proyectos y valores qu permitan un crecimiento del negocio y unas relaciones familiares armónicas.

Pero más que de empresas familiares me interesa hablar de España. Un país donde ocurren cosas tan extrañas como la que muestra esta foto en la que el andaluz Manuel Chavez, a la sazón Vicepresidente del Gobierno, se ayuda de un traductor para seguir la intervención en catalán del también andaluz José Montilla, presidente de la Gerenalitat de Catalunya durante un pleno en el Senado….y los españoles pagando 163 €/minuto de traductores. Como dijo aquel, manda h….

 

La verdad, yo prefiero quedarme con esta imagen.

La de la España triunfante. La España de gente sin complejos, que triunfa allá donde va. La España de la gente que se mueve por valores. Y no sólo es la España de la selección nacional de fútbol. Hay una España de gente brillante, que tiene visión global, que entiende que hay que vivir con perspectiva internacional, conocer mundo, formarse. Hay muchos más españoles de este tipo de lo que imaginamos: deportistas, emprendedores, profesores de universidades y escuelas de negocio, profesionales liberales, investigadores, religiosos, responsables de ONG, ….y tantos ciudadanos anónimos que salen cada mañana a trabajar y sacar adelante a los suyos sin pensar que todo en la vida es adorar el becerro de oro, el regate corto y pícaro de la corrupción, la España de Rinconete y Cortadillo. Esa es la gente que nos debe marcar la guía y que deben ser referentes para poder seguir gritando con orgullo “Yo soy español” más allá de la excitación que provocaron los triunfos de la de la selección en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010.

Aprecio mucho vuestros comentarios sobre esta cuestión. Hay que ser valientes y decir lo que pensamos pues estos son tiempos para gente valiente. Tiempos para que la sociedad civil se haga oir.

Hasta pronto, sed muy felices que es lo verdaderamente importante y espero vuestros comentarios!!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar