28
Abr

Inauguro este blog y quisiera hacerlo alzando mi voz para poner en valor el papel que hoy juegan los emprendedores y las familias emprendedoras. Hoy más que nunca es importante tener claro que el papel del empresario en nuestra sociedad es cada vez más relevante: gran parte del empleo procede de la iniciativa privada, como también de este esfuerzo proceden numerosas ideas innovadoras de las que todos nos beneficiamos o una importante porción de los impuestos que permiten mantener el estado de bienestar. En este punto creo debería haber  una coincidencia muy notable y creciente en personas de ideología política muy diferente. Lo digo ahora que rebrotan los reductos que aún cuestionan el capitalismo, la libertad individual y la propiedad privada.

Si llevamos este pensamiento al terreno del lenguaje nos encontramos alguna sorpresa que tal vez no sea casual. Es curioso advertir cómo ha surgido una palabra que cada vez se utiliza más para denominar al empresario: emprendedor. Pareciera que esta denominación sintetiza el consenso sobre el importante papel que cabe otorgar al empresario en el mundo actual. La  palabra emprendedor se presenta hoy como una palabra políticamente correcta,   con una evidente connotación positiva. Hace referencia al creador y gestor de empresas que se aleja de los peores tópicos decimonónicos existentes alrededor de la figura del empresario usurero y explotador. El emprendedor es, pues, persona que aglutina capacidad de innovación  para identificar e implantar una oportunidad de negocios innovadora, que cuenta con una mentalidad global, que desarrolla relaciones de largo alcance con su entorno, que actúa con una visión estratégica y que con pasión se afana en implantar con éxito su idea. Y ese carácter emprendedor hay que otorgárselo también a tantas y tantas familias empresarias en España y en el mundo que tanto han contribuido por generaciones  al progreso de nuestra sociedad.

Necesitamos verdaderos emprendedores que creen riqueza y sustituyan la maléfica labor de los especuladores. Verdaderos emprendedores y familias emprendedoras que sean referentes sociales.

Así las cosas, no estaría de más demandar a nuestros gobernantes que sean mucho más audaces en sus políticas de apoyo a la iniciativa empresarial, empezando por la educación. Que hagan evolucionar modelos formativos que permanecen inamovibles para que, entre otras cosas, desde los colegios, nuestras niñas y niños aprendan a respetar el papel de la clase empresarial en la sociedad de hoy. Será la mejor manera de asegurar a futuro vocaciones emprendedoras de las que estamos muy necesitados. Creo que una sociedad más emprendedora será una sociedad mejor, con un mejor futuro por delante.

Bienvenidos, pues, a este blog en el que espero creemos un espacio de respeto y libertad para compartir ideas y experiencias en el ámbito de la empresa familiar

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar