9
Jul

YO SOY ESPAÑOL, ESPAÑOL, ESPAÑOL,…(I)

Escrito el 9 julio 2010 por Manuel Bermejo en PERSONAS Y VALORES

Queridos emprendedores,  

Como no soy políticamente correcto y a mí siempre me gustó el fútbol sin importarme el grado de sofisticación que podría causar por tal afición, me permitiréis que me deleite con este momento histórico que nos ha producido el gol de Puyol y el subsiguiente pase a la final del mundial

 

Obviamente escribo esto antes de la final del  Mundial 2010 y desconozco el desenlace, pero mi intención no es hablar de fútbol sino de la sociedad española y su respuesta ante este gran éxito deportivo.

España entera de desgañita con su grito de guerra: “Yo soy español, español, español, …”. Varios amigo extranjeros me han preguntado que a qué viene tanta excitación al pronunciar esa frase de contenido tan obvio. Imaginemos que, como empresarios, nuestro equipo solo se mostrase orgulloso de su pertenencia  nuestra empresa  en momentos muy puntuales al albur de alguna circunstancia anecdótica. Preocupante, verdad? Enseguida encargaríamos una encuesta de clima laboral o un no sé qué 360 grados.

Creo que, en el fondo, estamos ávidos de valores compartidos. Nos los están quitando. Hay un empeño en enfatizar más las diferencias que las muchas cosas que nos unen. Así, no hay relación económica, social, o personal que aguante. Venga a sacar temas que nos pueden distanciar y enconar. La guerra civil acabó hace más de 60 años y la mayoría de españoles ni vivimos aquel horror, pero venga a seguir dale que dale. En pleno siglo XXI aún no sabemos qué organización administrativa tenemos y se sigue discutiendo al respecto. Si  somos nación de naciones, si el término nación es discutido y discutible…..

Al final (es broma…) va a resultar que la gente se siente más unida por esta bandera y por lo que hay detrás quel famoso cefalópodo

Pero, en serio, no es sano para un país que la gente sienta cierta vergüenza de mostrar su orgullo de ser español salvo cuando la selección española nos da la excusa de sacar ese patriotismo que llevamos escondido. Eso sí es salir del armario.

No es sano que tipos como Blas de Lezo o Hernán Cortés no sean conocidos y reconocidos. Te paseas por el resto del mundo y hay calles, estatuas y plazas dedicadas a personajes históricos que seguramente tampoco aguantarían el test de la leyenda negra.

En fin, las grandes empresas familiares lo son porque comparten valores, tienen su código genético y participan de un proyecto común. Lo mismo pasa con los grandes países. Y yo quiero vivir en un gran país. Así que toca aplicarse en la tarea porque desde la sociedad civil se pueden conseguir muchos logros. ¿Qué pensáis vosotros?

Hasta pronto, sed muy felices que es lo verdaderamente importante y espero vuestros comentarios!!

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar