23
Jul

Queridos emprendedores,  

Volveré a usar en el blog circunstancias de la rabiosa actualidad para compartir con todos los seguidores algunas cuestiones que tienen su lectura en clave empresarial y sociopolítica. El actual Tour de Francia que nos está brindando un espectacular duelo entre dos jóvenes ciclistas como el español Alberto Contador y el luxemburgués Andy Schleck  pero también nos ha dejado momentos curiosos y polémicos: ciclistas que atacan cuando otro sufre una avería mecánica, ciclistas que se paran porque se accidentó  un compañero, ciclistas que incitan a parase a otros cuando quieren atacar, ciclistas que ceden la victoria al compañero de escapada…

 

De hecho, el veterano Carlos Sastre, que ayer fue incitado a no atacar por Contador puesto que se había producido una caída, declaró al llegar a la cima del mítico Tourmalet “estamos  haciendo del ciclismo una patraña de niñatos”. Etapa que, por cierto, ganó Schleck con la aquiescencia de Contador fundiéndose ambos en un abrazo al pasar la línea de llegada como recoge la foto adjunta. Algún periódico titula hoy: “¡Que se besen!”

Si trasladamos todos estos asuntos deportivos a nuestro mundo más habitual de la gestión empresarial se me ocurren algunos interrogantes que os planteo: ¿Vale ganar a cualquier costa? ¿Dónde ponemos los límites del fair play frente a la competencia? ¿Vienen las nuevas generaciones con valores de fair play más interiorizados y menos ánimo competitivo? ¿Será eso bueno o malo para nuestras empresas? ¿Podemos equiparar a la empresa familiar, la empresa con valores, a estos jóvenes ciclistas que hacen gala de fair play y son las multinacionales las que piensan como Carlos Sastre y como esto es la guerra se gana como sea?

Y otro asunto a mayores. Contador se une  a la pléyade de españoles ilustres que triunfan en el mundo. Tenemos numerosos ejemplos en deportes colectivos e individuales, en el mundo de la empresa, de la medicina, de las artes y la cultura, etc , etc…sin embargo nuestra clase política está cada día más cuestionada y según diferentes sondeos de opinión son uno de los mayores problemas del país. Igual que en la empresa familiar, dinero y amor no siempre casan bien, parece que tampoco política y talento lo hacen. ¿Qué os parece?

Hasta pronto, sed muy felices que es lo verdaderamente importante, y espero vuestros comentarios!!

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar