29
Sep

EL PAPEL DE LA MADRE EN LA EMPRESA FAMILIAR

Escrito el 29 septiembre 2010 por Manuel Bermejo en PERSONAS Y VALORES

Queridos emprendedores, y muy especialmente hoy, queridas emprendedoras,

Empezaré diciendo para quienes nos leéis desde fuera de España que hoy aquí tenemos convocada una huelga general. Llevo desde las 6,30 de la mañana trabajando porque, desde el respeto a otras opciones,  creo que es así como se sale de la crisis y se asegura tener una sociedad mejor que es tanto como decir una sociedad más emprendedora. Bajo esos supuestos del emprendedurismo que tanto defendemos en este espacio digital considero se desarrollan mejores oportunidades de empleo, riqueza y bienestar para las sociedades modernas.

Dicho lo cual, paso a asumir mi compromiso de hablar del papel de las madres, mejor dicho, de las mujeres en la empresa familiar.

Si miro la perspectiva de hoy y mi previsión de futuro observo que cada vez más madres y, en general, más mujeres son y serán las fundadoras o las líderes continuadoras de los negocios de la familia. Observo este fenómeno con total simpatía porque significa que la educación que se recibe en casa y  la formación adquirida ya no discrimina entre hombres y mujeres. Conozco cada vez más emprendedoras de raza que han creado y hecho crecer sus negocios con enorme mérito pues a las dificultades propias del proceso deben unir las derivadas de una sociedad que, en mayor o menor grado, aún tiene tics machistas más las propias de compatibilizar el trabajo con el rol de madre.

Y, por supuesto, también cada vez más son las familias empresarias que eligen como sucesoras a mujeres en el bien entendido que reúnen las mejores cualificaciones para pilotar en el futuro el barco de la empresa familiar. Me gusta que estas circunstancias se den de manera natural porque cambia la mentalidad y no tanto por imposición de cuotas. En realidad, me gusta mucho más este proceder que el aquellas familias que todavía entregan las riendas del negocio al varón mayor por más que este sea un zoquete total.

El análisis del pasado ofrece una perspectiva bien distinta, sobre todo en países latinos. En general ha sido el hombre/padre quien se ocupaba del negocio y la mujer/madre de la familia. En esas circunstancias muchas madres han jugado el meritorio papel de constituirse en lo que hoy llamaríamos el consejo de familia. Las madres han sido quienes han atemperado las disputas entre hermanos para evitar que la sangre llegara al río,  quienes han canalizado las relaciones no siempre fáciles entre padre e hijos, quienes se han encargado de la educación  de los hijos o quienes han dado su apoyo al marido en esos momentos duros que todos los empresarios hemos vivido con mayor o menor frecuencia. Por tanto, el papel ha sido fundamental y de un extraordinario mérito, seguramente no muchas veces reconocido como merece. Tan relevante es este proceder que mi sugerencia es que cuando esto ocurre se sigan manteniendo esos roles pero dándole un poco más de formalidad al asunto. Si tuviera que poner un pero éste sería que en muchas ocasiones he observado actitudes muy protectoras en las madres frente a los hijos que han impedido que en la empresa se tomen las mejores decisiones. Insisto que ésta es una característica más de las familias latinas.

La verdad es que gustaría especialmente hoy conocer las opiniones y experiencias de las seguidoras del blog.

Hasta pronto, sed muy felices que es lo verdaderamente importante y espero vuestros comentarios!!

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar