7
Dic

Queridos emprendedores,

Uno de los asuntos que más debieran preocupar y ocupar a las familias empresarias es su reputación. Construir marca tanto en el ámbito corporativo-empresarial como en el personal-familiar. La reputación va a resultar factor capital para hacer realidad el deseo de continuidad que define una empresa de familia.

Como decía John D. Rockefeller reputación es “hacer las cosas bien y que se sepa”.

Hasta no hace demasiado los empresarios familiares manejaban estos asuntos con carácter general con una estrategia de bajo perfil. Casi que se trataba de pasar lo más desapercibido posible.

Este paradigma se rompe absolutamente con la irrupción masiva de internet en nuestras vidas. Sinceramente no parece que el mantra del “bajo perfil mediático” sea la mejor estrategia para gestionar la reputación corporativa en internet. Es tal la relevancia que doy a este asunto que acabo de publicar junto con Adolfo Corujo, socio de LLorente y Cuenca, un informe titulado “La empresa familiar y la gestión de la reputación en internet“.

 

Sin entrar en mayores complejidades baste decir que para muchas familias empresarias la construcción de una página web es, en el mejor de los casos, un mal necesario. A veces se olvida que la reputación se contruye por comparación y la página web es elemento fundamental de comparación para potenciales clientes, bancos, el talento del futuro, el regulador o cualquier otro stakeholder. De qué vale dedicar recursos a mantener en perfecto estado de revista nuestras instalaciones si la primera y principal impresión de nuestra empresa lo mostramos en internet.

Y todo eso por no hablar del uso de redes sociales. Por más que una familia empresaria piense que esto le pilla muy lejos la realidad es que su hijo puede estar colgando en facebook fotos poco aconsejables y que sin duda ayudan poco en términos de reputación cuando acude a visitar a un cliente o una reunión de empresarios familiares.

La reputación, específicamente y la reputación 2.0., forman parte de ese conjunto de temas importantes, no necesariamente urgentes, que deben formar parte de la agenda de prioridades de las familias empresarias con vocación de liderazgo.

Hasta la próxima, tratad de ser muy felices y espero vuestros comentarios

 

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar