10
Oct

Queridos emprendedores,
Extraigo este llamativo titular de una reciente entrevista concedida por el presentador, showman y emprendedor Andreu Buenafuente de la que os comparto algunos otros extractos:

– “Me jode que siempre veamos a los empresarios como chungos y siempre a los trabajadores como héroes”
– “Hay como un radicalismo de serie en los españoles que no nos hace ningún favor”. Aquí la gente dice ‘éste tiene una empresa, éste de entrada es un hijo de puta'”
– “Crear una empresa debe ser muy barato, como en Inglaterra”, y que cualquier chaval que está empezando quiera montar una empresa. Parece que no hay manera, aquí. En el mundo anglosajón está como mucho más despenalizado, pero aquí no”
– “A mí casi nadie me ha agradecido nunca que le diera trabajo. Ahora, el día que tú dices ‘chicos, no puedo pagar los despidos, por favor, hablemos’, ese día eres el demonio. Hay que entender un poquito más la realidad empresarial”
No puedo estar más de acuerdo y celebro que quien diga esto así, alto y claro, sea un personaje al que muchos podríamos identificar como progre y, por tanto, predispuesto a pensar más bien lo contrario. Al final, del día, estamos hablando de un problema de base que tiene su raíz en la educación, que requiere un CAMBIO BRUTAL. La educación es capital para crear una sociedad más emprendedora. Nuestros hijos tienen que tener referentes de emprendedores, sociales y empresariales, y no sólo idolatrar a Messi o Lady Gaga. A través de la educación tenemos que hacer entender que el papel de los emprendedores en la sociedad global que nos toca vivir es fundamental si queremos tener un entorno sostenible en términos de empleo, riqueza y bienestar. No podemos vivir en un entorno que sitúa permanentemente la dicotomía trabajador/bueno versus empresario/malo. A los emprendedores casi nunca nadie nos agradece cuando damos trabajo pero nos acribillan cuando tenemos que hacer despidos, aun por causas de mercado más que justificadas. Tiene que extenderse la idea que en las organizaciones empresariales todos deben ir en una misma dirección.

En suma, hay que generar los valores del respeto a la empresa y al emprendedor.

Hasta la próxima, tratad de ser muy felices y espero os haya resultado de interés este post

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar