14
Mar

COLOMBIA Y ESPAÑA: CRUCE DE CAMINOS

Escrito el 14 marzo 2013 por Manuel Bermejo en Internacionalización

Queridos emprendedores,

Escribo estas líneas desde Colombia, país que visito por razones profesionales con asiduidad desde 1.999 cuando el IE abrió su oficina de representación. He asistido pues a la travesía del desierto de este gran país. Cuando era un destino maldito. Cuando el triunfo de Uribe empezó a generar confianza y Colombia empezó a aparecer en el mapa. Y ahora, cuando vivo una Colombia esplendorosa, disfrutando un auténtico momento país, aunque se vislumbren “algunos nubarrones” como reconoce el propio Gobierno. Con la mayor parte de los países desarrollados en una severa y prolongada crisis, Colombia sigue apareciendo hoy a la vista de muchos como un oasis en este desierto económico.

He compartido esta situación con muchos amigos empresarios y directivos colombianos estos días. Curioso cruce de caminos el de España y Colombia. Hace apenas unos pocos años, España era destino favorito para muchos colombianos. Ahora, Colombia se está llenando de españoles. Ilustres como Ferrá Adriá o directivos de grandes corporaciones u otros empresarios/ejecutivos más anónimos. Colombia se convierte en tabla de salvación, espacio para reinventarse o mercado para crecer. He advertido mucho apetito, como dicen por acá, por aprender de España y de su crisis, para administrar con sapiencia este momento dulce.

A nivel macro, la lección de España en crisis es que el crecimiento no se puede sustentar solo en un sector, llámese inmobiliario o petróleo. Que en momentos de bonanza hay que hacer las reformas que permitan un crecimiento sólido y equilibrado, con un tejido empresarial mucho más internacional y una sociedad, en general, más emprendedora.

Sobre todo a los emprendedores y a las familias empresarias hay que advertirles prudencia en el manejo sobre todo de los asuntos financieros. No caer en cantos de sirena, tan propios de estos clímax que, sabemos bien, se pagan muy caros. Además, insistir que para crecer de manera robusta hay que agregar talento a las empresas. Los buenos momentos deben aprovecharse para gestionar no sólo lo urgente, sino también lo importante. Sean conscientes de la buena mezcla que supone la pasión latina con el rigor anglosajón. Actúen con visión, humildad, valores y altura de miras.

En todo caso, me alegro mucho de este feliz momento de Colombia y sus gentes. Gentes trabajadoras, responsables y muy emprendedoras. Lo merecen por tanto sufrimiento vivido y ojalá que sepan administrarlo con inteligencia.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar